Jay-Z y Eminem se han unido y no precisamente para hacer nueva música. Según informa Deadline.com, los raperos interpusieron una demanda contra la compañía de Harvey Weinstein, o The Weinstein Company, la cual semanas atrás se declaró en bancarrota a causa de las múltiples acusaciones en contra de Harvey.

Las denuncias, hasta donde se ha dado a conocer, principalmente son de mujeres que sufrieron acoso y abuso sexual por parte de Harvey pero además, hubo otras personas que fueron sometidas a “maltrato laboral” y no se atrevieron a hablar hasta ahora, cuando finalmente las actrices y actores de Hollywood hicieron frente a este problema que no solo aqueja al mundo actoral, sino a la sociedad como tal.

Sin embargo, los dos músicos decidieron hacer uso de un proceso legal bajo el alegato de que la compañía no puede ser vendida mientras tenga dinero de algunos accionistas o en su caso, de trabajadores. Y es que hace tan solo unas horas, se dio a conocer que la empresa con base en Dallas, Texas, y especialista en adquirir corporativos medianos, Lantern Capital, será la encargada de comprar The Weinstein Company.

A partir de esto, los dos artistas decidieron interponer una demanda de manera separada pero en la U.S Bakruptcy Court en Delaware, lugar donde The Weinstein Co. dio a conocer que estaba en bancarrota bajo las siguientes premisas:

Por un lado la demanda de Eminem, cuyo nombre verdadero es Marshall Mathers, también involucra a su disquera, Interscope Records, y establece que se le debe dinero por la utilización de tres de sus canciones para la cinta Southpaw (2015), así como ciertos derechos de venta de mercancía. Asimismo alega que únicamente se le ha pagado $48 mil dólares de regalías y que se le debe $352 mil dólares en cuotas de licencias. Las canciones que la empresa utilizó para el filme protagonizado por Jake Gyllenhaal fueron “Phenomenal”, “Phenomenal 2”, y “Kings Never Die”.

De acuerdo a información de NBC News, dentro de las cláusulas de las demandas se informa que The Weinstein Co. no tiene las licencias para usar la música de sus proyectos y por lo tanto no puede venderla a un nuevo inversionista -en este caso a Lantern Capital-.

Por otra parte el sitio web reporta que aunque intentó contactar a algún representante de la firma de abogados de The Weinstein Co. para preguntarle sobre el proceso legal de la bancarrota o algún comentario sobre las demandas de Jay-Z y Eminem, sin embargo no obtuvieron ninguna respuesta.