* Son 25 millones de pesos no entran a las arcas municipales

Por: Verónica Ramírez
Tepic, Nayarit.- Miércoles 08 de agosto del 2018.- Existen de 15 a 18 mil tomas clandestinas en la capital nayarita, empresarios, comerciantes y vecinos de los fraccionamientos nuevos se niegan a contratar el servicio de agua potable y prefieren recurrir a viejas prácticas para no pagar.
El directo del SIAPA, Oscar Medina, señala algunos de los vaquetones que se roban el agua desde hace años mientras el organismo operador opera con números rojos y está a punto de la quiebra.
De regularizar, las tomas clandestinas podrían entrar a las arcas del SIAPA más de 25 millones de pesos pero no se tiene personal para meter en orden a los usuarios furtivos.
“Si hacemos un cálculo de 18 mil tomas clandestinas, se tiene que pagar mínimo 750 por el derecho, dependiendo si están en zona alta o baja, más el agua no facturada en los años que disfrutaron del vital líquido sin pagar”.
Pese a la falta de personas, se logra realizar mensualmente alrededor de mil 200 contratos de usuarios que ya tenía el uso del servicio, explicó Oscar Medina.
Hay de todo, aunque la gran mayoría son asentamientos de nueva creación que se les hace fácil conectarse a la red de agua de forma clandestina y evadir el pago del servicio.
“Nos estamos encontrando casos verdaderamente excepcionales conectados de forma irregular desde hace 5, 10 y hasta 20 años”.
Puso de ejemplo a la colonia Villas de Aramara donde existen 532 vivienda y únicamente 200 tienen contrato de agua, el resto están en el clandestinaje total, lo mismo sucede en Villas del Roble donde faltan por realizar contratos a más 400 casas habitacionales, y donde únicamente cien están de forma regular.
Hay mucha gente que se molesta al momento de limitarles el servicio por estar de forma furtiva pero tienen cinco años disfrutando del agua y no regularizan su situación.
Pero quienes no se quedan atrás son los empresarios y comerciantes que bajita la mano, también han caído en esta práctica de conectarse de forma clandestina pese a tener solvencia económica.
“En este momento, tenemos pendiente a Sumitomo, una empresa que ellos manifiestan tener cuatro años funcionando y nunca han pagado el servicio y ni siquiera lo han contratado. Ya les cortamos el agua y nos dicen que estamos en contra del desarrollo”.
Sin embargo, no es verdad que frenen el desarrollo de las empresas pero si están a favor de que todos paguen el servicio de agua y aunque se molesten, continuarán con mano dura para acabar con las conexiones clandestinas.