.AMLO le tumbará las mil 440 plazas ilegales al “pelón” y 543 al SPAUAN, mismas que disfrutan,
familiares, amigos y amantes
Por: Servio Tulio Berumen
Tepic, Nayarit; miércoles 25 de julio el 2018.- Con el Plan de Austeridad Republicana que pondrá en marcha
el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador, a partir del primero de diciembre, “desaparecerán”
forzosamente las Mil 983 plazas “fantasmas” que nunca fueron reconocidas por la Secretaría de Educación
Pública (SEP) a la Universidad Autónoma de Nayarit (UAN).
De las cuáles Mil 440 pertenecen al Sindicato de Empleados y Trabajadores de la Universidad Autónoma de
Nayarit (SETUAN) y las 543 restantes al Sindicato de Personal Académico (SPAUAN).
Se ha confirmado que la mayor parte de estas plazas “fantasmas” fueron creadas para beneficiar a
familiares, compadres, amigos, amantes y hasta “mayates” con salarios millonarios, dobles plazas, tiempos
completos, jugosas prestaciones, y para colmo, estos “sinvergüenzas” todavía se dan el lujo de que la
rectoría universitaria les pague el Impuesto Sobre la Renta (ISR).
Cabe señalar, que la “desaparición” de éstas miles de plazas “fantasmas” en la UAN, es irreversible, no hay
lugar a la negociación, porque el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador, con la instrumentación del
“Plan de Austeridad Republicana” desaparecerá 3 de las cinco Subsecretarías con las que actualmente viene
operando la Secretaría de Educación Pública (SEP).
De acuerdo a datos revelados por la Subsecretaría General de Escuelas de Educación Superior de la SEP, se
confirmó que en los últimos 30 años, de 1986 al 2016, se crearon en la Universidad Autónoma de Nayarit
(UAN), un total de 1, 983 plazas “fantasmas”, que nunca han tenido, ni tendrán, el reconocimiento oficial de
la Secretaría de Educación Pública.
De todas estas supuestas plazas, 543 pertenecen al Sindicato de Personal Académico (SPAUAN) y Mil 440 al
Sindicato de Empleados y Trabajadores (SETUAN).
Las cuáles fueron creadas, sin la validación oficial de la SEP, en las administraciones rectorales de: Salvador
Villaseñor Anguiano (1986-1990), Alberto Rivera Domínguez (1990-1996), Francisco Castellón Fonseca
(1998-2004), Omar Wicab Gutiérrez (2004-2010) y Juan López Salazar (2010-2016).
Todo parece indicar, que ahora sí se les acabó la “fiesta” a los dirigentes de los sindicatos del SETUAN, Luis
Manuel Hernández Escobedo y al Dirigente del SPAUAN, Carlos Muñoz Barragán, quienes por años
estuvieron protegiendo a esta sarta de aviadores hasta que “tronaron” las finanzas de la Máxima Casa de
Estudios.
Por lo que ahora, quieran o no quieran, Hernández Escobedo y Muñoz Barragán, tendrán que “sacrificar” de
las nóminas de la UAN a sus hijos, primos, tíos, compadres, amigos de parrandas, amantes y hasta los
“mayates”, porque no habrá dinero para estos dispendios en los primeros tres años del Gobierno de López
Obrador.