Por: Fidencio Solís

Estimados Amigos, aquí nuevamente con ustedes para seguir platicando del quehacer gubernamental y de las manifestaciones que día a día realiza nuestra sociedad.
Al igual que todos los años anteriores, en el cierre de 2018 fue de grandes problemas económicos para los gobiernos federal, estatal y municipal; Las finanzas públicas de los 3 niveles de gobierno, no están en su mejor momento.
Hace varios meses que la mayoría de ayuntamientos y organismos públicos enfrentan severos problemas económicos. Lo más grave es que prácticamente ya agotaron las medidas que tradicionalmente aplican cuando se trata de superar problemas económicos.
Ello es particularmente grave en el caso de los municipios, que es el nivel directo con la ciudadanía.
En años anteriores se hablaba de municipios ricos, como Tepic, Compostela, Santiago, Ixtlán del Rio, y casi todo el resto eran clasificados como municipios pobres. Pero en la actualidad la pobreza alcanzó a todos por igual. Los problemas financieros ahora son mayores, más aun por que las finanzas municipales son dependientes de fondos federales y de aportaciones estatales.
He aquí donde resulta importante la capacidad de gestión de los gobernantes, de cómo realizar obras que generen desarrollo económico y beneficio social, en un ambiente de fluidez de recursos financieros, prácticamente escasos.
Un ejemplo notorio es el municipio de Jala, en donde su presidente municipal, Carlos Carillo, ha sido un incansable gestor social.
Su labor ha sido permanente para atender los diferentes planteamientos de los ciudadanos, organizaciones sociales, comisariados ejidales, jóvenes y mujeres, particularmente. Acude a las diferentes instancias del Gobierno del Estado y Gobierno Federal para promover su atención.
Es coadyuvante permanente con los poderes del estado para lograr programas y Proyectos que propicien el desarrollo de este pueblo “Mágico de Jala”.
En nuestro recorrido se palpa poco a poco el cambio y el progreso, en diferentes áreas de infraestructura educativa y deportiva, de imagen urbana, de infraestructura social, de la rehabilitación de caminos sacacosechas de la meseta y de la sierra de jala, de la construcción de empedrados ahogados en esta misma zona.
También reconocer el suministro de agua potable en algunas localidades donde nunca llegaba de manera regular este vital líquido, de empedrados en colonias de la cabecera municipal, de remodelación de plazas y fachadas, de promoción cultural e imagen turística, de la conservación de sus monumentos históricos.
Que decir de la sensibilidad social hacia los ciudadanos, acompañado de las bondades y buenas acciones de su esposa la titular del DIF, Aydee Camacho Villalobos, que ha apoyado a personas sin distingo de posiciones partidistas, ni de condición social, ni religiosa, y eso habla de la solidaridad humana que la caracteriza.
Aún falta mucho por hacer, queda mucho camino por recorrer, evidentemente que las obras y acciones están a la vista, y que es normal que haya manifestaciones en contra o negativas, porque también nuestra sociedad en estos tiempos es plural y de libre de manifestar sus ideas e inquietudes, siempre y cuando se critique con argumentos, y así poder encontrar juntos soluciones más rápido a los problemas cotidianos.
Mientras tanto, tal vez habrá que valorar el dicho de “No hay peor ciego, que él no quiere ver” o la frase “Si los perros, ladran Sancho, es señal que cabalgamos”. ¡¡Para la Reflexión…Vale Pues!!
Seguiremos informando. Nos vemos en las próximas ediciones… Ahí nos vemos..!!!