* Advierte un grupo de científicos, que
puede alojarse una bacteria capaz de ocasionar desde una simple intoxicación alimenticia
hasta la muerte

Martes 05 de febrero del 2019.- Agencias/ Las personas, en general, suelen cuidarse de una carne o un pescado cocinados días atrás, pero rara vez alguien se preocupa por el arroz o la pasta que llevan cierto tiempo en el refrigerador. Pocos sospechan que en ese tipo de comida puede proliferar una bacteria potencialmente mortal, conocida bajo el nombre de Bacillus cereus, escribe el portal Science Alert.
Una reciente investigación, publicada en la revista Nature Microbiology y liderada por Anukriti Mathur, de la Universidad Nacional Australiana, advierte sobre el peligro de esta bacteria bastante común. Según explicó Mathur, “los hábitats naturales conocidos del B. cereus son muy extensos, incluidos el suelo, los animales, los insectos, el polvo y las plantas”. Se trata de una bacteria que puede reproducirse “utilizando los nutrientes de productos alimenticios, incluyendo arroz, productos lácteos, especias, alimentos secos y vegetales”.
El medio señala que al mantener la comida en condiciones incorrectas, esta bacteria puede proliferar y secretar peligrosas toxinas que no se matan con el calor cuando el plato se calienta, por ejemplo, en microondas. En los escenarios más severos, esto puede causar un fallo hepático e incluso una posible muerte.
Los casos mortales
Hechos de esa naturaleza han sido descritos en la literatura médica. Así, por ejemplo, se reportó en 2005 el caso de cinco niños de una misma familia que enfermaron al comer una ensalada de pasta cocinada cuatro días atrás. El plato en cuestión había sido preparado un viernes y llevado a un picnic al día siguiente. En vista de que no se consumió por completo, al volver a casa los restos fueron guardados en el frigorífico y servidos de nuevo a los chicos en la noche del lunes. Todos ellos sufrieron una intoxicación alimenticia de diferentes grados, y el hijo menor falleció por esa causa.