* Un analista estima que las autoridades estadounidenses emplean “amenazas falsas” para aumentar un gasto militar que podría llevar a su país a la bancarrota.

Por: La redacción

Estados Unidos; Viernes 8 de Febrero del 2019/Agencias.-Un reciente informe del Pentágono sobre la logística del Ejército de Estados Unidos pone de relieve que Washington “continúa la marcha desde una nueva Guerra Fría hacia una caliente”, advierte Jim W. Dean, columnista estadounidense y editor del portal Veterans Today, quien estima que las excesivas exigencias del Departamento de Defensa norteamericano llevan a su país a la bancarrota.
Ese documento de la Junta de Ciencia de la Defensa de EE.UU., titulado ‘Grupo de trabajo sobre logística de supervivencia’, alerta sobre una crisis de logística militar causada por la financiación que se destina a otras materias y asevera que dificultaría la lucha en una posible guerra mundial contra “un adversario estratégico”.
Sin embargo, lo que no menciona ese documento es que EE.UU. ya gasta “miles de millones de dólares en aventuras militares fallidas y sin salida en Oriente Medio, que han dejado una gran estela de destrucción a su paso”, enfatiza este analista.
¿Defenderse de quién?
Por otro lado, Dean opina que ninguna nación tiene capacidad para atacar a Europa o a EE.UU., que cuenta con más de 700 bases por el mundo, un gasto militar es superior al de todos los demás países juntos y aliados de la OTAN que “avanzan hacia las fronteras de Rusia y China para poder amenazar con un rápido primer ataque”. De hecho, este columnista se pregunta: “¿De quién en el mundo necesita defenderse Occidente? ¿Rusia? ¿China? ¿O tal vez los iraníes y los sirios?”.
En este sentido, explica que los tres principales “cocos” para Washington —China, Rusia e Irán— están “totalmente comprometidos en su defensa contra la creciente amenaza” que representa Washington, “con su enorme Armada, potencia aérea y la mayor flota aérea de logística del planeta”. Sin embargo, el Ejército de EE.UU. hace pasar esa “acumulación defensiva” de Moscú y Pekín como una ofensiva.
Además, tanto Rusia y China llevan dos décadas “construyendo sus economías domésticas”, algo que “les funcionó bien” y cuyo éxito podría haberles convertido en “objetivos” de EE.UU.
“Lágrimas de cocodrilo”
Por todo ello, Jim W. Dean estima que el informe del Pentágono son “lágrimas de cocodrilo” para asustar al pueblo estadounidense con “amenazas fabricadas” y que “se entierre en más deudas”, una maniobra que achaca al “Estado profundo”.
Al mismo tiempo, este redactor constata que muchos de los veteranos de Vietnam “que aún no han muerto por el Agente Naranja” ven esta línea de actuación como “una preparación para abusar de otra generación de estadounidenses con guerras de amenazas falsas”.
A este respecto, advierte que los partidos republicano y demócrata promueven la rusofobia y la sinofobia en el Congreso de EE.UU. y que Washington estaría dispuesto a usar a Europa del Este “como carne de cañón prescindible en la próxima guerra continental” —tal vez para “ser sacrificada para desgastar las defensas occidentales rusas”— o a “enviar a los estadounidenses a morir por Israel en Oriente Medio y culpar de todo” a Irán, un país que “no ha invadido a nadie en 1.000 años”.