• Les adelantó que hoy miércoles se anunciará el destino del INPI Nayarit

Por Verónica Ramírez

Tepic, Nayarit.- Martes 12 de marzo del 2019.- Los grupos étnicos de Nayarit están a un paso de triunfar en la lucha para destituir al delegado espurio del Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas (INPI), Maximino González, un panista que desde su arribo, causó división entre los grupos originarios.
El delegado federal para Programas del Desarrollo en Nayarit, Manuel Peraza Segovia sostuvo la noche de este martes, una reunión con los representantes de las etnias originarias para informarles que en el transcurso de este miércoles, el gobierno federal anunciará el destino del INPI Nayarit.
Rubén López de la Cruz de la etnia wirrarika, y Braulio Muñoz Hernández presentes en esta reunión se mostraron satisfechos con la respuesta del delegado federal quien los arropó en esta lucha de los pueblos originarios.
“Estamos a un paso de que se confirme la destitución de este personaje, a lo largo de este miércoles se comunicarán los altos mandos de México para dar a conocer la posible salida de Maximino”.
El camino está trazado y por fin será favorable para los pueblos originarios dado a que serán escuchados para que ellos mismos decidan, quien es el mejor perfil para ocupar esta posición.
Ambos representantes de las etnias, escucharon atentamente la respuesta de Manuel Peraza quien afirmó que en México se desconocía lo que sucede en el INPI Nayarit pero la promesa es que este miércoles todo quedará resulto a favor de los pueblos originarios.
López de la Cruz, dejó en claro que ninguna de las etnias, ni los grupos indígenas inconformes son patrocinados por ningún personaje político como quiere hacerlo ver Maximino González quien da patadas de ahogado tratando de decir que el ex delegado Sergio González “El Pipiripao” está detrás de ellos.
“Ni él ni nadie está detrás de nosotros, y menos ese personaje que le hizo mucho daño a los indígenas de Nayarit, la lucha es de todos los pueblos originarios y la reunión tan productiva que tuvimos con el delegado, nos da fuerza para continuar la lucha”.
Como se recordará desde el pasado jueves, los inconformes han mostrado su fuerza y organización porque no son cuatro ni diez, es un grupo numeroso de todas las etnias de la entidad que han arribado a la capital con sus propios recursos, convencidos de que su demanda será escuchada.
Los cuatro grupos de los pueblos originarios de la entidad, coras, tepehuanos, mexicaneros y huicholes unieron fuerzas para mantener tomadas las instalaciones del INPI por sexto día consecutivo.
Durmiendo en el suelo, mal comidos, cansados y lejos de su tierra pero con las esperanzas puestas en el Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, los representantes de los cuatro pueblos originarios confían que en las próximas horas designen a un nuevo titular del INPI.
Braulio Muñoz, Erasmo Aguilar Sabas, Fidela Pereyda y otros líderes indígenas rechazan la imposición del delegado panista quien durante meses luchó en contra de aquellos indígenas que apoyaron el proyecto de López Obrador y hoy resulta incoherente que se dé baños de pureza y asegure tener tatuado en el pecho a la cuarta transformación.
Pese a las provocaciones del que han sido objeto por parte del delegado espurio y su gente, se han mostrado respetuoso y sin caer en la violencia porque están convencidos de que el diálogo es la mejor arma para solucionar el problema.
Los pseudo servidores públicos del INPI a unos días de su llegada, tratan con la punta del pie a los indígenas, desdeñan a todo aquel que acude a las instalaciones de instituto en busca de ayuda para los pueblos originarios.
Por ese motivo, muestras su satisfacción con las negociaciones e intervención del delegado Manuel Peraza quien mañana dará a conocer, la respuesta del gobierno que encabeza, el Presidente Andrés Manuel López Obrador.