• Presidente de la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública afirmó que el Congreso ya se prepara para implementar los cambios necesarios, para hacer un Estado más fuerte económicamente.

Por: La redacción

México, 19 Mar (Notimex).- El diputado Alfonso Ramírez Cuéllar, presidente de la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública, dijo que la justicia fiscal es una asignatura pendiente en México, en donde el Congreso ya se prepara para implementar los cambios necesarios, para hacer un Estado más fuerte económicamente.
Lo anterior lo señaló en el marco de la inauguración del Tercer Encuentro de Congresistas por Justicia Fiscal celebrado en Cámara de Diputados, donde el diputado explicó que México está en un proceso de reconstrucción de un Estado de bienestar, mucho más fuerte.
Un Estado que permita grandes expectativas y esperanza de poder invertir de manera extraordinaria en la generación de empleos, infraestructura productiva, desarrollo de nuevas políticas industriales y agrícolas y nuevas políticas de servicios, expuso.
“En México se ha reiniciado un debate sobre posibles reformas tributarias que queremos realizar en el próximo periodo de sesiones. Nuestro objetivo es llegar al 2020 -cuando menos- con un crecimiento de aproximadamente dos puntos del producto nacional en materia recaudatoria, de alrededor de 488 mil millones de pesos”.
“Yo creo que todas las conclusiones que saquemos el día de hoy nos van a ayudar para mejorar los niveles de recaudación y establecer mejores mecanismos que nos permitan evitar la evasión, el fraude fiscal”, comentó.
“Por lo tanto, tener mayores recursos para invertir en los nuevos programas, en la nueva dimensión que le queremos dar al Estado nacional a partir del arribo del nuevo gobierno encabezado por Andrés Manuel López Obrador”, agregó.
Ramírez Cuellar planteó el posible reordenamiento de todos los impuestos locales, como los que tienen que ver con el gravamen a la propiedad; la federalización de los impuestos en materia ambiental, como es el caso de la tenencia vehicular; y darles más potestades tributarias a las entidades federativas, y así tratar de controlar sus niveles de endeudamiento.
Además, se podrían abordar los llamados Impuestos Especiales de Producción y Servicios, en especial los vinculados a grandes problemas que constituyen una epidemia en materia de salud, como los relacionados a la obesidad, diabetes, cáncer y enfermedades cardiovasculares.
Todo esto, con el propósito de generar un incremento sustancial que permita atender al deteriorado sistema de salud, que, recalcó, representa un costo financiero muy alto para el Estado mexicano por el abandono en el que estuvo por años.
No previó modificaciones en las tasas establecidas del Impuesto Sobre la Renta (ISR), pero se buscará reducir la brecha entre la tasa legal establecida y la tasa efectivamente pagada por personas físicas y morales.
“Nuestro reto es algo que aparentemente es sencillo, no queremos una modificación radical de la estructura de tasas, pero sí queremos hacer mucho más eficiente toda la administración tributaria en nuestro país”, dijo.
“Sobre todo, lo que queremos es que haya justicia fiscal, porque todavía la progresividad en materia impositiva es algo que sigue siendo una asignatura pendiente en México y creo que también en otras partes del mundo”, abundó.
El legislador recordó que México es de los países de la región que menos recaudación tiene, y de acuerdo con datos de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), de 2004 a 2013 en la región se perdieron cerca de 800 mil millones de dólares por evasiones fiscales, además en 2015 se registraron pérdidas recaudatorias de casi 350 mil millones de dólares y México pierde casi 50 mil millones de dólares por este motivo.