.Grupos de las 4 étnias nayaritas, piden la destitución del jalisciense Maximino González, al frente del INPI

Por: Verónica Ramírez

Tepic, Nayarit.- miércoles 20 de marzo del 2019.- Grupos originarios que mantienen tomadas las instalaciones del Instituto Nacional de Pueblos Indígenas (INPI), desde hace más de 10 días y que exigen la destitución del delegado Maximino González, amenazan con tomar la caseta de Trapichillo para financiar este movimiento conformado por nayares, wirrárikas, mexicaneros y tepehuanos.

La mañana de este miércoles, nuevamente marcharon por las principales calles de la capital, ahora con el respaldo de la organización Plan de Ayala  para que se escuche su petición de colocar a una persona indígena oriunda de Nayarit al frente del INPI y no a un delegado golondrino como Maximino que es del estado de Jalisco y además es militante del Partido Acción Nacional.

El dirigente de este movimiento, Braulio Muñoz Hernández explicó que los indígenas no tienen “padrino”, ellos por su propio esfuerzos y los escasos recursos que tienen bajaron de la zona serrana para inconformarse con la designación del “porro” panista que utiliza los recursos del instituto para contratar gente de los estados de Jalisco y Durango para desestabilizar esta lucha de los grupos étnicos de la entidad.

Pero ya son varios días y no obtienen una respuesta a su petición, se les acabó el dinero y analizan tomar la caseta de peaje a Trapichillo para solicitar ayuda  económica a los transportistas que pasan por el lugar.

La lucha es incansable y no van a ceder hasta lograr que el relevo se dé lo antes posible e incluso, en los próximos días llegarán más indígenas que vienen con sus propio dinero e incluso muchos a pie.

“Nosotros no estamos apoyados como Maximino, nadie nos da nada”, recalcó Braulio Muñoz.

“De hecho estamos pensando tomar la caseta de acá de Trapichillo porque no tenemos nada qué comer, nos estamos organizando a ver si la tomamos o no”.

Reiteró que él no busca ningún “hueso”, no está en la lucha por interés, lo que buscan es justicia porque llevan más de 80 años de imposiciones en los puestos que deberían estar encabezados por los propios pueblos originarios.

Al no tener respuesta por parte del gobierno federal, advierten que va a interceptar al Presidente Andrés Manuel López Obrador en su próxima visita a Nayarit.