• El encuentro busca destrabar las diferencias que permitan reiniciar el diálogo entre Estados Unidos y Corea del Norte, para poner fin a las pruebas nucleares que ha llevado a cabo Norcorea

Por: La redacción

Seúl, 10 Abr (Notimex).- El presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, viajó hoy a Estados Unidos, para conversar mañana con su homólogo estadunidense, Donald Trump, sobre la situación política que se vive con Corea del Norte, informó la oficina del gobierno surcoreano.
Explicó que el encuentro busca destrabar las diferencias que permitan reiniciar el diálogo entre Estados Unidos y Corea del Norte, para poner fin a las pruebas nucleares que ha llevado a cabo Norcorea, informó la agencia de noticias de Corea del Sur Yonhap News.
Moon Jae-in y Trump se reunirán mañana, juves, por séptima ocasión desde que el mandatario asiático asumió el cargo en mayo de 2017.
El encuentro se enmarca después de la última cumbre que sostuvieron el presidente de Estados Unidos, Donald Trump y el líder norcoreano, Kim Jong-un, el pasado febrero, en Vietnam, que concluyó sin acuerdos y provocó el estancamiento de las conversaciones de desnuclearización entre ambas naciones.
En ese sentido, el líder norcoreano, Kim Jong-un, calificó hoy de “tensa” la situación actual y urgió a los funcionarios del politburó a seguir la nueva línea estratégica del Partido de los Trabajadores de Corea del Norte con un espíritu de “autosuficiencia”.
“Los altos funcionarios del Gobierno deben ser más activos en mostrar responsabilidad y un alto grado de iniciativa, así como el espíritu revolucionario de confianza en sus propias fuerzas para realizar una lucha desinteresadamente contra las dificultades”, destacó Kim Jong-un, según un despacho de la Agencia Central de Noticias de Corea del Norte (KCNA).
De acuedo con la Agencia, Corea del Norte convocó este miércoles una sesión plenaria del comité central del gobernante Partido de los Trabajadores para discutir y decidir la “nueva orientación” del país, algo que podría dar pistas acerca de los próximos pasos de Pyonyang en el estancado diálogo con Washington.