CIUDAD DE MÉXICO.- Si algo ha hecho bien (muy bien) en Alemania es tener trabajadores productivos, lo que contribuye a que ese país sea la potencia industrial de Europa y líder en manufactura de productos para exportación.

Ya sabemos que estás pensando que seguramente los alemanes lo lograron explotando a sus trabajadores, haciéndolos trabajar largas jornadas y dándoles pocos días de vacaciones. Pero no. De hecho, todo lo opuesto a eso.

martial arts, business, sports, men, urban, agression, fight,

En un blog en el World Economic Forum, Fran Gómez retoma un estudio de la empresa de TI Knote, que ha elaborado varios estudios sobre productividad, para hablar de cómo lo alemanes logran trabajar menos horas y ser más productivos.

Empecemos por saber cómo es un trabajador mexicano y un alemán, pues aunque las comparaciones siempre son riesgosas, en este caso son reveladoras.

Los alemanes laboran en promedio 35 horas semanales (7 horas por 5 días) y tienen 24 días de vacaciones pagadas al año.

En cambio, los mexicanos trabajan en promedio 40 horas (8 horas por 5 días) y tienen 6 días de vacaciones el primer año y luego un aumento anual de 2 días hasta llegar a 12.

Entonces, ¿cómo hacen los alemanes para producir más?

Tratando bien a sus trabajadores y poniéndoles reglas simples, pero eficientes para que el tiempo laboral es aproveche al máximo.

Aquí las cuatro claves (o lecciones) de los alemanes que todos los jefes mexicanos deberían aprender:
1.Horas de trabajo que sí son productivas

A los mexicanos nos parece normal chatear en Whatsapp o consultar Facebook en nuestras horas de trabajo (muchos piensan que es imposible estar desconectado, ¿no?). Para los alemanes esta conducta es inaceptable.

“En la cultura empresarial alemana, cuando un empleado está en el trabajo, no deberían hacer otra cosa que no sea su trabajo”, se lee en estudio de Knote. “Obviamente, en los Estados Unidos estos comportamientos son mal vistos por la administración. Pero en Alemania, hay tolerancia cero entre pares para actividades tan frívolas”, se lee en el estudio de Knote.
2. El poder de la comunicación

Business people talking in office

Nada de andarse por las ramas, cuidar susceptibilidades o esparcir chismes. La cultura empresarial de los alemanes tiende a valorar la comunicación directa, en el entendido que cuando vas a trabajar debes estar concentrado en lo que estás haciendo, lo que provoca una mayor productividad en un menor periodo de tiempo.

“Los trabajadores alemanes hablarán directamente con un gerente acerca de las evaluaciones de desempeño, se lanzarán a una reunión de negocios sin ningún tipo de ‘rompehielos’ y usarán un lenguaje dominante sin suavizar las directivas con frases educadas”.
3. Una vida afuera del trabajo

Siguiendo la idea del trabajo enfocado y productivo, cuando los alemanes terminan su jornada laboral tienen una vida lejos de sus compañeros y su oficina. Además tienen al menos 24 días de vacaciones para hacer otras actividades, visitar a su familia o visitar otras latitudes.

¿La consecuencia? Los alemanes trabajan duro las horas que deben laboral y, después, viven. En lugar de llegar a ver tele a sus casas, salen a hacer otras actividades en sus comunidades.

“Debido a la atmósfera concentrada y el ambiente formal de las empresas alemanas, los empleados no necesariamente pasan el tiempo juntos después del trabajo. Generalmente valoran la separación entre la vida privada y la vida laboral”, se lee en el texto.
4. Respetan la maternidad

Sí, los trabajadores y trabajadoras de Alemania pueden embarazarse sin el temor de perder el empleo o dejar de percibir ingresos.

Cropped shot of a pregnant businesswoman giving a presentation in the boardroom

A los padres que han conservado un empleo remunerado durante un año pueden tener estos beneficios: conservar su empleo hasta tres años a través de un contrato de “descanso”, en los que puede trabajar medio tiempo durante este periodo y tener un contrato de tiempo completo cuando termine su permiso parental.

“Además de la preservación de su contrato, el estado le pagará el 67% del salario (con un límite de mil 800 euros -40 mil 500 pesos- por mes) durante 14 meses. Los padres pueden dividir los 14 meses como deseen. Estos beneficios se aplican igualmente a las parejas del mismo sexo”, cita el artículo.

Y aunque estas prestaciones han ocasionado un efecto negativo en las empresas que temen contratar a mujeres para no asumir el costo de la maternidad, Alemania se ha convertido en el país con algunas de las políticas más extensas de protección parental en el mundo desarrollado.

Piénsalo, ¿qué tienen estas lecciones de los alemanes en común? Hacer felices a sus trabajadores.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here