*Siendo del todo un error debido nos dice el comercio ambulante y de puestos semifijos en que con anticipación nunca los ubicaron en un lugar en donde no estorbaran en las banquetas del centro de Tuxpan

Por: Misael Santana Huerta
Tuxpan, Nayarit, martes 9 de enero de 2018. Un día negro vivió el comercio de puestos semifijos del centro de la cabecera municipal debido a que por instrucciones del presidente municipal de filiación panista en la persona de José Octavio Olague Avena, mandó desalojar a los comerciantes ambulantes y puestos semifijos.
Este Martes a eso de las nueve de la mañana la fuerza pública de manera intimidatoria llegó al espacio de Calle Hidalgo que va de la esquina de la calle México a la Zaragoza justo en donde se encuentra el edificio de las Presidencia para ordenarle al comercio de puestos semifijos que desalojaran el lugar voluntariamente ya que de no hacerlo por indicaciones del presidente municipal usarían la fuerza y uso de la culata de las armas y el tolete.
Los comerciantes al no encontrar qué hacer ante la ausencia de sus representantes sindicales no hicieron más que retirarse con la pena de perder alimentos que tenían en venta.
Esta acción que por primera vez emprende un presidente municipal, este queda mal parado ante la sociedad que le otorgó el voto para que llegara a tan importante cargo, mientras para sus enemigos políticos incrustados en el Partido Revolucionario Institucional y otros partidos, le aplauden esa acción de desalojo, no se diga también el comercio organizado de todos los giros ya que de esta manera el edil y los regidores de cualquier partido serán mal vistos.
Antes de desalojarlos los hubieran reubicado en un lugar en donde sus ventas siguieran generándoles buenas ganancias, pero según nuestros informantes, la Secretaría Particular, la Contraloría y de la Secretaria General, sólo les propuso un lugar a los comerciantes sin haber llegado al fin de esa propuesta.
Lo lamentable para el Presidente Municipal es que su acción de desalojo, ya indignó al pueblo en general debido a que hay otros comerciantes en el centro que están en las mismas condiciones que los desalojados, éstos están invadiendo banquetas y bajos de la calle, haciendo imposible a un pararse para adquirir alimentos que el comercio semifijo ofrece al público.
Un vivo ejemplo son los comerciantes que se ubican en el cine Nayar de la esquina Madero, los comerciantes que se ubican de la esquina Madero a la calle Juárez, los comerciantes que se ubican de la calle Hidalgo a la calle Victoria, los comerciantes que se ubican de la calle Independencia a la Madero, los que se ubican en la calle Hidalgo a la calle Constitución, los que se ubican en la calle Constitución con Hidalgo, entre otros que escapan de la memoria, pero que deberían de ser reubicados para que no entorpezcan el libre transitar de la gente en banquetas del centro de la cabecera municipal. Ante este estado de cosas, los recién desalojados regresarán a sus lugares que les han servido como piso para el comercio si es que los demás comerciantes arriba referidos no son movidos de sus lugares.
Ya que concluyen diciendo,“o todos coludos o todos rabones”. Seguiremos muy de cercas este escabroso asunto, invitando al mismo tiempo al señor Presidente a que reconsidere su actitud que malos consejeros de seguro le inculcaron.