El candidato de Morena asegura que, de llegar a Los Pinos, trabajará para acabar con la impunidad

NUEVO LAREDO.

El candidato de la coalición Juntos Haremos Historia, Andrés Manuel López Obrador, aseguró que, de llegar a la Presidencia, no habrá persecución política y dijo que su fuerte no es la venganza, sino acabar con la corrupción y la impunidad.

En Nuevo Laredo, López Obrador sostuvo una reunión de evaluación con los dirigentes estatales y municipales de Morena, la cual tuvo como principal objetivo fortalecer la estructura de defensa del voto.

A su llegada al Aeropuerto Internacional de Nuevo Laredo, el tabasqueño fue recibido por Ricardo Monreal, responsable de la defensa del voto de Morena en la segunda circunscripción, empresarios como Álvaro Garza Cantú, aspirantes a candidaturas locales y simpatizantes.

Al estar impedido para realizar proselitismo en este periodo de intercampañas, López Obrador aseveró sobre su estancia en esta entidad que era para “una reunión interna de evaluación, no podemos hacer campaña, es periodo de veda, pero estamos fortaleciendo la organización para la defensa del voto; una vez que yo termine esa reunión, con gusto hablo con ustedes, es un acuerdo que se tiene”, aseveró.

Luego de un par de horas a puerta cerrada, en un conocido lugar de esta ciudad fronteriza, concluyó la reunión y López Obrador respondió que en el norte del país, el movimiento democrático promovido por Morena y la coalición conformada con PT y PES, a diferencia de años anteriores, provocó un despertar ciudadano.

“Ahora el fenómeno está en el norte, es un despertar ciudadano, nos ha ayudado mucho el que la gente se está dando cuenta que el PRI y el PAN son lo mismo”, dijo.