Andrés Manuel López Obrador ya les leyó la cartilla a las universidades públicas que
andan pidiendo limosna para salir de su problema financiero: “Se les va a rescatar, pero
primero rindan cuentas”; en ese tenor, el actual y aún subsecretario de educación
superior, Rodolfo Tuirán, les propuso hacer un pacto. ¿En qué consistirá ese pacto?
            La verdad es que, en el caso de la UAN, lo que AMLO les dijo es una cachetada
entre quijada y oreja. En el caso de la UAN, seguramente que Nachito Peña tratará de
aprovechar ese famoso pacto que ofrece el aún funcionario federal de Peña Nieto, para
poder lograr recursos para enfrentar los problemas de pago de nóminas que ya se le
avecinan a partir de noviembre. Pero, como ya está la entrega recepción del actual
gobierno al nuevo gobierno federal bajo el mando de AMLO, seguramente que habrá
dificultades para conseguir esos recursos.
            Así que, lo que le queda al rector de la UAN, Nachito Peña, será aguantar el
vendaval que se le avecinará ante la falta de recursos para hacer frente a los pagos. En lo
personal, sigo insistiendo que Nachito Peña debe renunciar ya que, su incapacidad para
resolver la crisis financiera ha sido manifiesta. Ha sido un verdadero inútil.  Y, al
gobernador, le sigo insistiendo, que ya debe de dejar de hacerle al “tío Lolo” y haga
efectiva las denuncias para que sancione penalmente al rector protector de corruptos.
            AMLO ya fue directo. Sí los va a rescatar, pero primero tendrán que rendir
cuentas. Tal parece que la permanente postura del STUAN en ese sentido está en plena
sintonía con el presidente electo. Nachito va a tener que rendir cuentas del desfalco y por
tanto va a tener que rendir cuentas de varias cosas. Entre ellas, seguramente que lo
primero que va a tener que aclarar es el desfalco del fondo de pensiones. Hay mucho
dinero perdido ahí. Yo entiendo que Nachito no es directamente responsable de ese
desfalco pues, cuando él asaltó la rectoría, el fondo de pensiones ya no existía, ya estaba
tronado. Pero al negarse a transparentar incurre en responsabilidad y por tanto también
es acreedor de sanciones penales.
Es normal la postura de Nachito, hay que entenderla. A él lo pusieron
precisamente para eso, para proteger la corrupción y, por tanto, es normal que asuma esa
postura de no transparentar ni de rendir cuentas. Es parte de los corruptos. Pero en ese
sentido le tiene que tocar parte de las sanciones que deben darse a quienes han tronado
la institución. Recuerden, hay 460.5 millones de pesos que no están registrados en las
cuentas públicas universitarias y que iban directo a fortalecer el fondo de pensiones. Eso
sin contar con lo que ya le encontró la auditoria superior del estado.
Luego va a tener que rendir cuentas de las razones que tiene para sostener a la
FEUAN y a destinarle dinero a raudales, incluyendo los negocios que implican las
inscripciones y el seguro de vida entre otras cosas. No existe ninguna base legal que
permita darle dinero a la FEUAN. Y aclaro, no digo a los estudiantes de la UAN, sino a la
FEUAN y su líder como organización al servicio de la mafia universitaria y hasta de
algunos partidos políticos. Recuerden que han usado a la universidad no solamente como
negocio en el sentido económico, sino como trampolín político para escalar posiciones
públicas. Desde la universidad se han financiado campañas políticas a través de la propia
FEUAN e incluso han llegado al grado de PARTIDIZAR LA UNIVERSIDAD como lo fue en
el caso de Castellón Fonseca cuando sacó un acuerdo del consejo general universitario
para apoyar a Lucas Vallarta. Una aberrante decisión en la que estuvieron involucrados
no solamente los líderes de los sectores sino todos los que estaban como consejeros
universitarios. ¡Indignos!
Y Nachito también va a tener que rendir cuentas en lo referente a los sindicatos.
¿Por qué Nachito Peña firma contratos que tienen cláusulas que son anticonstitucionales?

Tanto en el contrato del SPAUAN como en el del SETUAN, la inmensa mayoría de las
clausulas tienen como base la exclusividad y, como se sabe, las prácticas monopólicas de
tipo laboral están prohibidas porque atentan contra la libertad sindical (libertad de
asociación), esa libertad que tienen todos los trabajadores universitarios para asociarse
con quien quieran sin que haya ventajas de un sindicato sobre otro, pues, como también
se sabe, la titularidades de los contratos solo los facultan para hacer la negociación
contractual, de ahí en fuera no debe haber ventaja de una organización sobre la otra. Las
anticonstitucionales exclusividades laborales han permitido que, sobre todo con el “Pelón”
Hernández Escobedo, mediante el contrato se “legalicen” cosas que son de suyo ilegales,
como la primaria y la secundaria que son negocio particular de ese anciano dirigente y
que son financiados con dinero público.
Con AMLO en el gobierno federal tendrán que cambiar muchas cosas en las
universidades. Seguramente que todos los privilegios en que se fundamenta el actuar de
la mafia universitaria, en el caso de la UAN, llegará a su fin y, van a tener que cambiar a
“güevo”. Por eso precisamente apoyamos a AMLO, porque representaba la esperanza
para los universitarios que durante años hemos luchado contra la corrupción. Con AMLO
se verá coronada nuestra lucha, por fin.
PD. ¿Más deuda para el estado y para Tepic? Desde los altos mandos de México
se soltó el rumor de que Nayarit se está cayendo a pedazos y, a pesar de eso, ¿más
deuda? ¿No es mejor, primero, bajarse los salarios? ¿No es mejor, primero, no contratar
tanto personal de confianza? ¿No es mejor, primero, acabar con la corrupción que se dan
en obras con contratos inflados? ¿No es mejor primero “adelgazar” el aparato
gubernamental, estatal y municipal? En fin, me parece que hay cosas que primero
debieran hacerse antes de cargarnos el muerto a los del pueblo.