Ahí empezó lo de las partidas de moche y luego se generalizó, se volvió práctica cotidiana, dijo el jefe del Ejecutivo en su conferencia matutina

CIUDAD DE MÉXICO

Cuando Agustín Carstens era secretario de Hacienda y Crédito Público la aprobación del presupuesto federal era por unanimidad y ahí empezaron “las partidas” y “el moche”, afirmó el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Aunque afirmó que como mexicano apoya a Carstens, quien ha sido mencionado para dirigir el Fondo Monetario Internacional (FMI), dijo que cuando fue encabezó Hacienda sacaba los presupuestos por unanimidad, y cuestionó: “¿Cómo le hacía?, era un mago pues repartía.

Ahí empezó lo de las partidas de moche y luego se generalizó, se volvió práctica cotidiana”, agregó en conferencia de prensa, donde señaló que en gobiernos anteriores surgieron organismos y aparatos burocráticos onerosos y en algunos casos propensos a la corrupción, por lo que ahora “eso se está limpiando”.

Y recordó:

Yo en ese tiempo estaba en la oposición y llegó el momento en que les dije a nuestros compañeros legisladores con todo respeto: ‘Oigan, no es posible ¿cómo aprueban todos el presupuesto?’ Estamos hablando de aquellos presupuestos”.

En este marco, el mandatario federal mencionó que de 500 diputados solo 20-30 se oponían y “había acuerdos” para sacar los votos a favor del presupuesto, lo cual él mismo cuestionó a los legisladores.

Agustín Carstens Carstens fue titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público de 2006 a 2009, durante la primera mitad de la administración del expresidente Felipe Calderón.