Por MathieuTourliere

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Ante la “omisión” y la “negligencia” del gobierno de Enrique Peña Nieto para combatir la epidemia de sobrepeso y obesidad que afecta a los niños mexicanos, la organización El Poder del Consumidor (EPC) interpuso hoy una queja ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) y envió un informe a la Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas.
El hecho de que uno de cada tres niños mexicanos ya padece sobrepeso u obesidad resulta alarmante para el futuro, pues se considera que un niño obeso será obeso de adulto y sufrirá probablemente una enfermedad cardiovascular, insistió Fiorella Espinosa, investigadora en la organización.
La organización sostuvo que los niños mexicanos crecen en un “ambiente obesogénico”, rodeados por alimentos ultraprocesados baratos y disponibles de todos lados, asediados por spots de publicidad en la televisión e Internet y malinformados por el etiquetado frontal de los productos.
Espinosa aseveró que la política pública lanzada por el gobierno federal para combatir el sobrepeso y la obesidad fue “mal diseñada” y ni siquiera se implementó conforme a lo aprobado.
Un ejemplo: si bien se supone que el gobierno prohibió la venta de comida chatarra y refrescos en las escuelas, EPC determinó que más de cuatro mil no emplearon estos lineamientos sin que se aplicaran sanción ni vigilancia.
“Es importante entender que esta omisión en las escuelas constituye una violación a los derechos humanos de los niños, a su derecho a la alimentación, a la salud y a la información”, abundó Javier Zuñiga, abogado en EPC.

Compartir
Artículo anteriorDesfile de protestas
Artículo siguienteUn mundo de corrupción