*Los vecinos culpan a GIRRSA de ser la principal contaminadora del municipio

Víctor Trejo Olmos
Tepic, Nayarit; Mircoles 10 de Enero de 2018.- Basureros clandestinos ya ocupan las playas de Bahía de Banderas. Entre el mal servicio que ofrece la concesionaria GIRRSA y el desinterés de los concesionarios de la zona federal por mantener en buen estado las playas, el problema de contaminación crece sin freno alguno.
Aunque hay programas de limpieza en las principales playas del municipio de Bahía de Banderas, las zonas concesioandas a los particulares atraviesan por problemas severos de contaminación ambiental, los cuales son parte de las memorias gráficas de quienes visitan este destino turístico.
Sucedió en el fraccionamiento conocido como Playas de Huanacaxtle en donde fueron captadas diversas imágenes de basura tirada sobre las playas. Desperdicios humanos y de la construcción son parte de lo captado por quienes gustan salir a tomar gráficas cuando caminan por las playas del municipio.
Aunque la ley obliga a los particulares tener accesos a las playas, la zona de condominios por donde fueron vistos los tiraderos clandestinos, carecen de estos espacios en los que por lo general existen baños, botes de basura y señaletica que hacen más agradable la estancia de los usuarios en las playas. Sin embargo los particulares al encerrarse privatizan esta zona federal y entre los negativos de esta mala práctica está que quedan fueran del alcance de la manutención pública de estos espacios, misma que por lo visto los concesionarios de la zona federal también se rehusan en hacer dejando que el foco de infección crezca y los desperdicios lleguen a las aguas de manera directa.
Otro grave factor que abona a la propagación de este problema de contaminación es el deficiente trabajo que realiza la empresa Girrsa a lo largo de toda la franja costera que desde hace 10 años tienen a su cargo.
Cartas de particulares, hoteles, fraccionamientos, condominios hacen llegar a Servicios Públicos reportando el mal servicio de recolección y no sucede nada,como entras tanto la empresa sigue haciendo llegar su factura a tiempo.
La apuesta al crecimiento sustentable queda corta cuando se pone a la concesionaria de la recolección sobre la mesa. Su deficiente trabajo habla por sí sola.