LA CORRUPCIÓN METIDA HASTA EL TUÉTANO DEL POLÍTICO MEXICANO

Cuántas cosas suceden en nuestro México querido; antaño folklórico, pacífico y buen anfitrión; pero hoy por hoy, uno de los países más violentos de la tierra, donde sus entidades son presa de las armas del narco y de la avaricia de sus políticos. La corrupción es un flagelo que va aparejado a los gobiernos de la tierra; donde algunos mandatarios han implementado medidas drásticas a fin de controlar esta putrefacción cuya práctica repercute en gobiernos ricos y pueblos pobres. Dichas medidas drásticas han sido implementadas en países orientales, donde se ha observado colgar a los corruptos de cuello blanco. Esas noticias llegan a occidente donde algunos políticos las califican de crueles e inhumanas; sin embargo, la gente común sabe que algún día, en nuestro México querido, tendrá que implementarse algo semejante. El gobierno de Estados Unidos ha implementado medidas para paliar este flagelo; como ejemplo está el enjuiciamiento que le hacen a los narcos; los que sólo pueden pagar a sus abogados con dinero adquirido de forma lícita. Eso le pasó al Chapo Guzmán y al mismo Fiscal Diablo, que contrataron abogados de renombre, pero que no les podían pagar por no demostrar la procedencia del dinero; de tal suerte que ahora tienen que conformarse de que sus juicios sean llevados por abogados de oficio.
Pero en México no pasa nada de esto; en este país quienes se enriquecen ilícitamente y, por mala suerte caen a la cárcel, con ese mismo dinero pagan a los mejores abogados, salen del penal y hasta les entregan bienes decomisados; allí está el caso de Raúl Salinas de Gortari, que en este gobierno se le entregó todo lo incautado. ¿A qué se debe esto? Se debe a la corrupción que llevan pegada al cuerpo políticos, jueces, fiscales, ministros y toda la élite de los gobernantes. La historia de México ha estado plagada de traiciones, asaltos y despojos por líderes corruptos; pasando por tiempos de la colonia, la etapa independentista, de la restauración, los caudillos de la revolución, de los gobernantes de 1930 al 2000 y, los del Siglo XXI. Quienes tenemos uso de razón de la mitad del siglo pasado a los tiempos actuales, nos dimos cuenta que a partir de 1970 comenzó a incrementarse la corrupción en los gobernantes. Pero nunca como en este último sexenio iniciado en el 2012; hoy el gobierno federal es el ejemplo clásico de corrupción en todas sus facetas; pero no sólo el dueño de la casita blanca, que al inicio de su gobierno presumía a los gobernadores jóvenes del nuevo PRI restaurado; los cuales, como si fueran señores feudales, vivían en la opulencia apropiándose de los recursos de la nación y robando a su pueblo.
Hoy, a pesar de la deliberada protección del gobierno federal, varios de estos gobernadores están en la cárcel y otros en proceso de juicio. Es un hecho que el gobierno federal ha gastado miles de millones de pesos en sobornar a medios de comunicación para limpiar la imagen del presidente; para que contribuyan en el sesgo de información a favor de todo el aparato gubernamental emanado del PRI, así también, como de políticos afines al sistema. No obstante, puesta en función toda la maquinaria para ocultar al MONSTRUO CORRUPTOR DE GOBERNANTES; del que ya se sabía, pero que no podían probarlo. Ahora un gobernador lo destapa. Javier Corral Jurado acusa a los titulares de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) de convertirla en un Monstruo; una especie de Ángel o Verdugo para depositar dinero extra a los gobernadores afines que se porten bien y, castigar incumpliendo acuerdos y reteniéndoles dinero a los que se porten mal. Corral Jurado se portó mal al denunciar el PACTO DE IMPUNIDAD existente entre el gobierno federal con los gobernadores y, también por haber capturado a ex-funcionarios del gobierno anterior y al mismo Alejandro Gutiérrez Gutiérrez, ex-secretario adjunto del CEN del PRI por desviar más de 200 millones de pesos a la campaña del 2016 en colusión con la SHCP.
Esto quiere decir que Corral destapa la médula del gobierno peñista; la figura y esencia de una cultura priísta cuyo talento mejor es corromperse hasta el tuétano y, seguir teniendo salidas hacia la impunidad. Esta es la característica que observamos en los políticos del PRI y de muchos de sus candidatos. ¿Podrán convencernos de que José Antonio Meade Kuribreña no estuvo enterado de esta desviación?… Buen trompo a la uña se echó Corral; esperamos siga con ese empeño y; a la vez, apoyamos al gobierno de Nayarit y a su Congreso, porque ya iniciaron los juicios en contra de Ali Babá y sus 40 ladrones. Lo que tenemos que ver los mexicanos; que se les eche el guante a los ladrones sólo cuando llega un gobierno de alternancia. Desgraciadamente esta característica es muy rara en los políticos de nuestro México lindo y querido; se necesitan valores y cualidades, pero sobre todo, valor para enfrentar al MONSTRUO DE LA CORRUPCIÓN representado por las élites políticas del gobierno federal.

Compartir
Artículo anteriorMis Archivos
Artículo siguienteDebate y propuesta