EL FENÓMENO LÓPEZ OBRADOR

El pasado miércoles, estando en charla amena con mis compañeros columnistas en conocido restaurante; saludamos al licenciado Daniel Saucedo y nos preguntó, si no teníamos inconveniente platicar con la maestra Cora Cecilia Pinedo Alonso. Como es conocido de muchos nayaritas, la maestra Cora Cecilia ha ocupado diversos puestos públicos: dos veces alcaldesa municipal de Tepic; diputada federal por el PANAL y; Secretaria de Gobierno en los últimos años del sexenio de Ney González. Como se observa, prácticamente ha servido a los gobiernos establecidos del PRI; pero hoy, con esa efervescencia que pulula en todos los pobladores de México de hacer causa común con el partido de NORENA… también Cora Cecilia coincidió con el proyecto de Andrés Manuel López Obrador. Como se observa, las posturas son muy controversiales; llega gente de diferentes partidos para apoyar la causa de Andrés Manuel. Nunca es tarde para rectificar el camino, y las decisiones son muy importantes cuando está de por medio el bienestar social. Hoy Cora Cecilia va en una fórmula buscando una senaduría; pero lo importante es la alianza con el pueblo; con la causa que la gente quiere que triunfe.
Conocí a Cora Cecilia allá por la última década del Siglo XX, como alumna de Ciencias Sociales en la Escuela Normal Superior de Nayarit; siempre muy guapa; de esas mujeres que, como las potrancas, ponen a los cuacos inquietos. Para bien o para mal, su buena estampa la favoreció; le abrió las puertas al jolgorio político. Su buen ver y su mente ágil le abre caminos al entramado político nayarita. Ya no está en el PANAL desde que este partido comenzó a ser satélite del PRI; tampoco está en el partido de los tres colores. Hoy alienta la causa de los seguidores de MORENA, la causa del pueblo.
Cora Cecilia fue hija del profesor izquierdista Manuel Pinedo (ya fallecido) y de Chepina Alonso; familiar de mi dama por el apellido Santillán y que; en otros escritos no había coincidido con sus ideas… hoy admiro su decisión por ese propósito que anhelamos la gran mayoría de los mexicanos. Romper con la corrupción y los malos gobiernos… y eso, consideramos que lo podemos lograr apoyando a López Obrador. El Peje no es el mejor hombre, pero de los candidatos propuestos, es la mejor opción. No hay otro que le gane; así lo denigren y hagan escarnio de que es un peligro para México. En realidad, es un peligro para los políticos corruptos; y como todo humano tiene defectos; pero, de entre todos los candidatos, habrá que escoger el menos peor, y; el menos peor, es Andrés Manuel. O como dijera el líder del PRI Ochoa Reza y todos sus detractores, para restarle personalidad: “El Señor López”… pero ese señor “López” les está quitando el sueño.
Bienvenida Cora Cecilia a la causa de Andrés Manuel y a su partido MORENA. Y bienvenidos todos aquellos que se adhieren a este proyecto, hoy por hoy, la única esperanza que tiene México de progresar y equilibrar las diferencias entre los que tienen y los que no tienen. Pero este tren, el fenómeno López Obrador, no es fácil de parar. Hoy, más que en el 2006; que en el 2012; la gente está mirando que es la única opción. Por ello están llegando del PAN, del PRI, del PRD y de otros partidos. Porque lo quieran o no reconocer, no hay otra alternativa mejor.
Además de escribir sobre Cora Cecilia; escribo sobre el fenómeno que está bullendo a México. El anhelo por lograr cierta equidad, en lo económico y en lo social. Y de poder mirar este 1 de julio de 2018; que se les derrota a los sistemas caducos y corrompidos que subsisten en las entidades del Estado mexicano. Más políticos y más gente de a pie se incrustará en la causa de MORENA. Y más serán los ataques y la denigración que se haga de “López”, pero; la gente ya está curada de espanto y traen colgado su ojo de venado. Por más que le avienten lodo; en cuanto seque, con una sacudida, se cae solo.
Ladran que de todas formas no lo dejarán llegar; pero, si el sistema pierde la cabeza y arma un genocidio, sería el peor error de su historia. La gente ya no aguanta otro fraude ni otro asesino como el de Lomas Taurinas. Así que es mejor que el sistema se la lleve tranquilo, como lo recomienda el Peje de Tabasco, y, que ahora es de todo México.