Hay bandera amarilla

México. Lunes 30 de diciembre del 2019.- Las autoridades portuarias, decretaron alerta amarilla desde Boca de Tomatlán hasta las playas de la Cruz de Huanacaxtle. En los últimos días se ha registrado alto oleaje y corrientes de retorno que podrían atrapar a los bañistas. Por lo que es muy riesgoso meterse a bañar al mar.
En el cierre del 2019, cuando se registra el pico más alto de ocupación hotelera, las playas no serán aptas para todo público, pues quienes no sean expertos nadadores podrían quedarse atrapados y morir ahogados.
Autoridades de Protección Civil estiman que para el día 2 de enero las corrientes vuelvan a la normalidad, aunque el oleaje continuará más alto de lo habitual.
La temporada alta ya perdió el saldo blanco, pues un hombre murió ahogado en la playa palmares, al sur de la ciudad, debido a la fuerza de las mareas de retorno.
Este sábado otro masculino más estuvo a punto de perecer, pero fue rescatado y reanimado justo a tiempo.
Los guardavidas emiten recomendaciones, sin embargo, no pueden negar acceso al mar a las personas, por lo que se pide cautela para evitar tragedias.

¿Qué es, cómo detectar y cómo actuar cuando hay corriente de resaca en la playa?
Conocida como corriente de retorno, corriente de resaca o resaca simplemente, este tipo de fenómeno que se produce en las playas es una de las causas principales de ahogamiento. Por ello es importante conocer qué es, cómo detectar, qué hacer y cómo actuar ante una corriente de resaca. ¿Qué es una corriente de resaca? Las resacas, a diferencia de otro tipo de corrientes, son canales estrechos y potentes de agua que se producen de manera perpendicular a la costa y que puede arrastrar …
Aquellos que han sobrevivido a un encuentro cercano con las peligrosas corrientes recuerdan lo terrorífico de la experiencia.
Consejos para salir de la corriente

  1. Mantener la calma y no dejarse llevar por el pánico. El peligro real es intentar nadar contra la corriente, que causa un rápido agotamiento.
  2. Lo mejor es nadar en paralelo a la playa, o a un ángulo de 45 grados a través de la corriente. En general, las resacas son estrechas, así que es probable que con nadar unos metros se pueda salir de su arrastre.
  3. Ante el cansancio, es mejor intentar flotar y recuperar el aliento para poder nadar hacia donde rompen las olas que pueden empujarlo hacia la playa.
    “Comencé a tener miedo. El único consejo que pude recordar fue que debía nadar en paralelo a la costa. No parecía tener efecto y nadé con tanta fuerza como pude pero me quedé sin aliento”, cuenta Scott Clements, quien fue arrastrado mar adentro mientras nadaba con su pareja.
    Al final, consiguió nadar de vuelta a la playa, pero el drama no había acabado.
    “Una vez que salí, prácticamente colapsé. Pero en ese momento exacto la corriente arrastró a mi novia. Podía ver esa mirada de terror en su rostro”, recuerda Clements
    “Las personas (atrapadas por la corriente) están fuera de control, no pueden tocar nada, no pueden aferrarse a nada. Así que intentan nadar hacia la playa, muchas veces contra la corriente, se agotan, no lo logran, y entran en pánico”, dice Rob Brander.
    Por lo tanto, el consejo para quienes se ven arrastrados por flujos rápidos de agua es tratar de mantener la calma, flotar con la corriente y hacer señales de auxilio.
    La diferencia entre la vida y la muerte puede estar en los momentos de claridad y autocontrol en medio de una vorágine de agua y miedo.