El presidente del Congreso tronó contra las políticas absurdas de la Universidad que permiten el saqueo

Por Verónica Ramírez Tepic, Nayarit; Viernes 20 de Abril de 2018.- Urge reformar el marco jurídico de la Universidad Autónoma de Nayarit (UAN) para “amarrarles” las manos a los corruptos que saquean las arcas del Alma Mater quienes pese al quebranto financiero que priva al interior pretenden basificar a 500 trabajadores.
Sin importar la insuficiencia económica y la abultada nómina con trabajadores que cobran en la UAN y el Ayuntamiento de Tepic, aviadores y personal que no cumple con su carga horaria, se pretende generar nuevas plazas.
El Presidente del Congreso estatal, Polo Domínguez fue tajante al afirmar que no se puede seguir otorgando recursos económicos con la misma normativa arcaica que genera desconfianza entre la ciudadanía y aunque están conscientes de que se requiere oxigenar financieramente, pero con orden.
“Hoy ocho de cada diez ciudadanos están de acuerdo en que le demos más recursos a la universidad pero también están de acuerdo en que se modifique el marco jurídico”.
Dejó en claro que las reformas no serán en lo obscurito sino a la vista de todos, no habrá madruguetes, ni albazos porque los de la UAN serán los primeros invitados a la mesa para debatir el tema y hacer un análisis del por qué existe desconfianza del pueblo hacia las autoridades universitarias que se ven omisas para denunciar a los saqueadores del Alma Máter e incluso ponen piedritas en el camino para frenar las investigaciones de los presuntos culpables.
“A mi juicio personal, me parece que la percepción ciudadana hoy, es de que algunos actores políticos -vigentes y no vigentes-, están muy empeñados en que no se aclare, que no se castigue, en que no se sancione”, recalcó el líder del Congreso.
Y la Fiscalía ha sido clara, creo que la rectoría o la autoridad universitaria debiera a juicio personal de Polo Domínguez, el por qué no se presentó ese amparo que generó la devolución de los bienes incautados a los presuntos saqueadores de la UAN.
Por ello, la reforma debe estipular primero, la transparencia de los recursos públicos, segundo, por qué hay quebranto universitario, hacia dónde fue el dinero, en qué se invirtió.
“A mí me preocupa que ayer, también trascendió que probablemente en los próximos días se basifiquen creo que 400 o 500 gentes en la universidad, o sea, hay o no hay recursos. Si hay verdaderamente una crisis pues me parece que lo último que debieran estar haciendo es basificando, es decir, generar nuevas plazas que no creo que sea lo que más ocupa la universidad en este momento”, lamentó Polo Domínguez.
Dejó en claro su respeto a la autonomía universitaria y por ello, ante las reformas a la ley orgánica de la UAN, se tomarán en cuenta las propuestas de los académicos, universitarios, empresarios, sociedad civil, organizaciones no gubernamentales.