BBVA, que el pasado 9 de noviembre sufrió una dura caída en Bolsa por la propuesta para limitar las comisiones bancarias en México, vuelve a pagar la incertidumbre política en el país en el que genera el 41% de sus beneficios.

BVA se convierte este martes en el farolillo rojo del Ibex con caídas que rondan el 3 por ciento. Vuelve a sonar en el mercado la posibilidad de que México recorte las comisiones bancarias, lo que tendría un impacto muy negativo en el banco español ya que más del 40% del beneficio neto de la entidad financiera en los nueve primeros meses del año procede del país latinoamericano.

La Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) recomendó el lunes que el Senado solicite al Banco de México (Banxico) que realice un análisis caso por caso sobre las modificaciones propuestas a las comisiones bancarias.

La sesión del lunes, la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) encajó un recorte del 4%, la mayor caída desde el 9 de noviembre cuando el IPC, el principal índice azteca, perdió un 5.8%, día en el que se conoció la iniciativa legislativa que busca eliminar los cobros por comisiones de las entidades.

Cuando sólo faltan cinco días para la toma de posesión del nuevo presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, los inversores están deshaciendo posiciones por la nueva amenaza de cierre de la frontera por parte de Donald Trump.

Además, Morgan Stanley ha revisado a la baja el precio objetivo de entre otros bancos españoles a BBVA. Concretamente, en el caso de BBVA, lo recorta desde 6.5 euros a 6.3 euros. Mientras, para Santander la valoración que tiene el banco de inversión estadounidense pasa de 5 euros a 4.8 euros y, por último, en el caso de Sabadell pasa de 5.90 euros a 5.80 euros.

CaixaBank, que este martes está celebrando su Día del Inversor, es el único que recibe una revisión al alza. El precio objetivo pasa de 1.45 euros a 1.75 euros.