La Bolsa Mexicana de Valores cerró la primera sesión con caída de 4.20% para ubicar a su principal indicador accionario el S&P/BMV IPC en la 45,879.13 unidades, afectada por la incertidumbre del mercado a las futuras decisiones del gobierno entrante en materia de inversiones tras la cancelación del NAIM.

La Bolsa Mexicana de Valores cerró la primer sesión con una caída de 4.20% para ubicar a su principal indicador accionario el S&P/BMV IPC en la 45,879.13 unidades, afectada principalmente por la incertidumbre del mercado a las futuras decisiones del gobierno entrante en materia de inversiones tras la cancelación del NAIM.

Poco antes del cierre de sesión, la Bolsa Mexicana de Valores presentaba una caída de más de 4%, afectada por el anuncio de la cancelación por parte del gobierno electo del Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México, tras una consulta ciudadana que duró cuatro días.

El mercado mexicano solo había presentado caídas de más de 4% en cinco ocasiones después de la crisis financiera del 2008, la última vez que ocurrió esto fue el 10 de noviembre del 2016, cuando perdió 4.57% para ubicarse en las 45,224.38 unidades. El ocho de agosto del 2011 la BMV presentó su peor caída intradía con un desplome de 5.88% hasta las 31,715.78 unidades.

Otras caídas similares a la de hoy de más de 4% se presentaron en 2009 (4.82 y 8.63%) y otra en 2011 (4.82%).

Por la mañana el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, confirmó que se cancelará la construcción del aeropuerto de Texcoco, y se iniciará a la brevedad la construcción de dos pistas en la Base Aérea de Santa Lucía, y el reacondicionamiento del actual aeropuerto de la Ciudad de México Benito Juárez (AICM) además de la terminal de Toluca.

Ante el nerviosismo que existía en los participantes del mercado, al par de horas de abrir la sesión la BMV caía 2.0%, para la media jornada profundizaba su desplome a 3.25 %, tras las pronunciaciones del presidente electo acerca de la cancelación del NAIM.

Al inicio de la sesión los precios de los bonos mexicanos se debilitaban después del rechazó de continuar con la construcción del NAIM, informó IFR, un servicio de noticias de Refinitiv.

El bono 2028 al 3.875%, uno de varios papeles emitidos para financiar el proyecto -ahora en fase de cancelación-, se ofrecía hasta en un mínimo de 80.25, de acuerdo datos de IFR.

La deuda de las empresas mexicanas también se contagiaba y caía. Los bonos emitidos por la petrolera estatal Pemex también bajaban, según datos de MarketAxess.