* Lo atacaron con drones cargados de explosivos

Por La Redacción

CIUDAD DE MEXICO (proceso.com.mx).- Seis personas han sido detenidas acusadas de intentar asesinar el sábado al presidente venezolano, Nicolás Maduro Moros, con drones cargados de explosivos, informó el ministro de Interior y Justicia, Néstor Reverol Torres.
“Tenemos hasta ahora seis terroristas y sicarios detenidos, varios vehículos incautados; se han practicado varios allanamientos a hoteles en la capital (Caracas) donde se han recabado importantísimas evidencias”, informó Reverol Torres durante una alocución en la televisora estatal.
El ministro precisó que el intento de “magnicidio” se ejecutó con dos drones controlados a distancia y cargados cada uno con un kilogramo de explosivo C4, “capaz de hacer daño efectivo en un radio de aproximadamente 50 metros”.
“Una de las aeronaves sobrevoló la tribuna presidencial con el fin de activar a distancia la sustancia explosiva (…), pero con la instalación de equipos inhibidores de señales se logró desorientar al dron, activándose fuera del perímetro planificado por los sicarios”, explicó Reverol Torres.
La segunda aeronave -según el funcionario- perdió el control, cayó y detonó en un edificio cercano al acto militar en el que se encontraba Maduro, en conmemoración de los 81 años de la Guardia Nacional.
“Se trata de un delito de terrorismo y magnicidio en grado de frustración (…). Están identificados plenamente los autores materiales e intelectuales dentro y fuera del país, no se descarta en las próximas horas otras detenciones”, informó el funcionario.
El ministro reiteró que hay siete militares lesionados por lo ocurrido, “tres de ellos con pronóstico reservado”.
Reverol aseguró que sobre uno de los detenidos pesaba una orden de captura por el ataque el 6 de agosto de 2017 al fuerte militar de Paramacay, en la ciudad de Valencia (norte), donde una veintena de hombres se enfrentaron durante horas con los custodios de las instalaciones.
Dos de los atacantes fueron abatidos, ocho detenidos y el resto escapó con armas. El grupo estaba comandado por el excapitán de la Fuerza Armada Juan Carlos Caguaripano, detenido junto con uno de sus compañeros el 11 de agosto.
Otro de los detenidos, indicó el ministro, había sido apresado durante las protestas que exigían la salida de Maduro en el poder en 2014 y luego había recibido un beneficio procesal.