* Exigen recursos para proyectos productivos de indígenas

Por Verónica Ramírez

Tepic, Nayarit; Lunes 5 de Marzo de 2018.- Toman campesinos las instalaciones de la Sagarpa en Nayarit, exigen apoyos para el campo y la puesta en marcha de una bolsa económica para proyectos productivos correspondientes al 2017 para productores indígenas, dentro de la Jornada Nacional de Movilizaciones de la Coordinadora Nacional Plan de Ayala (CENPA)
Desde temprana hora de este lunes, integrantes de la Sociedad en Movimiento para el progreso Agrario de Nayarit, Manuel Lozada, (SEMPAN ML) quienes representa a la CENPA bajo el liderazgo de Roberto Zepeda.
Dicha Jornada tiene como fin que de una vez por todas, se siente a dialogar el Secretario de la Sagarpa José Eduardo Calzada Rovirosa con la dirigencia nacional de esta organización para destrabar una serie de demandas de años anteriores como la entrega de recursos al campo y programas de autoconsumo aunado a unos acuerdos firmados con antelación que no se han cumplido.
Informó que en todo el país se replica el movimiento además de que un fuerte contingente del CENPA marchó del Ángel de la Independencia a la sede de la Sagarpa.
En el caso de Nayarit demanda la entrega de proyectos de autoconsumo correspondientes al 2017 que nunca les fueron entregado además de otras programas de mejoras al agro.
Asimismo, otras dependencias como la SEDATU, les niega la entrega de 56 viviendas que no se han entregado a pesar de que ya están autorizadas.
Esta organización en Nayarit tiene presencia en 22 comunidades de diversos municipios que viven problemáticas graves como es el caso de la localidad indígena de Vado de San Pedro donde grupos armados hasta los dientes les impiden tomar posesión de sus tierras aún cuando tienen claramente sus documentos que los avala como dueños de esas hectáreas.
“Hemos visto gente armada que no los deja cultivar sus tierras. Eso lo vemos muy alarmante y desde aquí estamos pidiendo una audiencia con el secretario”.
Reconoció que esa gente es pagada por algunos personajes que no dejan a los productores sembrar. Si bien, el problema data de 40 años, las cosas se han visto peor en los últimos meses.
Roberto Zepeda, reclamó la presencia de las autoridades en esta zona antes de que corra la sangre en el lugar porque los indígenas no están dispuestos a ceder sus tierras a extraños influyentes.