Advierten que no se moverán hasta que les liquiden las tierras invadidas por la carretera

Por Verónica Ramírez
Tepic, Nayarit; Martes 10 de Abril de 2018.- Campesinos que mantienen tomada la autopista de Acaponeta, afirmaron que no se van a quitar hasta que el gobierno federal les pague las tierras invadidas desde hace 10 años por la construcción de la autopista Tepic- Villa Unión.
También exigen el pago a viviendas dañadas por el uso de explosivos durante la construcción de esta vía, que van desde cuarteaduras de techos y paredes hasta la caída de muros.
Los afectados reclaman mil 200 millones de pesos por ambos conceptos pero desde hace 10 años, las autoridades le hacen al tío Lolo, dejando en la indefensión a 32 comunidades de 6 municipios que arrastran este problema.
Otro de los problemas que arrastran es ante la CFE que colocó torres y postes de alta tensión en 500 hectáreas de cien campesinos, lo que generó severos daños en los caminos y la flora y fauna.
De acuerdo a Roberto Zepeda, representante de los afectados son alrededor de 300 hombres del campo a quienes les “arrebataron” más de mil hectáreas de tierras de cultivo, sin pagarles ni un peso, de las cuales 600 son por derecho de vía y 400 hectáreas afectadas por la obra y el paso de maquinaria pesada.
A raíz de que les fueron expropiadas sus tierras quedaron en pobreza extrema ya que las utilizaban para el cultivo de frijol, hortalizas y algunos frutos.
Por su parte, J. Félix Hernández, lamentó que al paso de los años, las viviendas que sufrieron cuarteaduras y otro tipo de daños en sus viviendas están a punto del colapso, únicamente en el 2015, la SCT implementó un programa para impermeabilizarlas pero nunca soltó un cinco para repararlas y viven con el Jesús en la boca por el temor de que se caigan encima de las familias que las habitan.
“Quedaron que con un nuevo programa iban a rehabilitar los muros pero no se ha llevado a cabo” y la gente se manifiesta al tomar la caseta de Acaponeta porque está pobre y no tiene dinero para repararlas.
Sobre las tierras expropiadas, reconoció que la autopista es “particular” pero la corrupción de las autoridades federales provocó este problema, ya que el dueño de esta vía que es Carlos Slim en su momento, soltó la lana “como comprar una bolsa de cacahuates”.
“Él nos dijo que pago a 120 pesos el metro cuadrado por derecho de vía, sí nos dieron un dinero como permiso de ocupación previa, nos dieron hasta 6, 5, 3 pesos hasta 40 centavos pero ahora que ya está en construcción, dijeron que cuando la expropiación, nos iban a pagar cosa que no ha sucedido”.
Y es que han recurrido a todas las instancias, incluso hasta con el Presidente de México, se sientan mesas de diálogo, hay acuerdos para los pagos pero no se cumplen.
“La gente ya se desesperó, no aguanta y ya tomó estas medidas: ahí están que no se quitan de ahí hasta que no haya solución. Ahí están dando el paso libre, piden cooperación para vivir y mal estar comiendo ahí en la caseta a ver cuándo se soluciona esto”.
Y es que saben que Slim 3 mil 612 millones para pagar ese derecho de vía y no gastaron ni cien en lo que distribuyeron de apoyo a los campesinos con el permiso de ocupación previa.
“Que hayan gastado los 112 millones de los 3 mil 612, quedaron 3 mil 500 millones, ¿dónde están? Porque no entraron al erario de la nación tampoco”, señaló Félix Hernández.
Están conscientes de los problemas que causan a los automovilistas que pasan por la autopista pero muchos de ellos, los comprenden ante la actitud de desdén tomada por el gobierno federal.
Incluso, hay quienes se molestan porque al no pagar el peaje, no tiene derecho al seguro en caso de accidentes pero como en su mayoría son autos de lujo y camiones de carga pesada, ellos cuentan con seguros privados.
Pese a todo y tope donde tope, advirtieron que continuarán con este movimiento hasta lograr recuperar el costo de las tierras que les fueron expropiadas