* Se acabarán las fianzas para quienes usan clembuterol en ganado

Por La Redacción

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La Comisión de Ganadería de la Cámara de Diputados aprobó un dictamen que incrementa las penas carcelarias a quienes utilicen clembuterol y cualquier otra sustancia prohibida para engordar el ganado en México.
Este martes, la iniciativa que propuso el diputado de Nuevo León, Ramón Villagómez, se convirtió en dictamen para modificar el artículo 173 de la Ley Federal de Sanidad Animal y así castigar con entre cinco y ochos años de cárcel a quien “importe, posea, transporte, almacene, comercialice o en general realice actos con clembuterol o cualquier otra sustancia cuyo uso esté prohibido para alimentación de animales”.
Hasta ahora la sanción de este delito se castiga con entre cuatro y ocho años de prisión, por lo cual los infractores salen libres mediante el pago de fianzas que no rebasan los 30 mil pesos.
La finalidad del cambio es “hacer más efectiva la pena privativa de la libertad”.
El próximo jueves este dictamen deberá subir al pleno de la Cámara de Diputados para ser votado. Si así ocurre, pasará de inmediato al Senado de la República.
Si los diputados de la saliente legislatura no aprueban el dictamen, quienes cometen el delito de engordar el ganado con clembuterol continuarán en la impunidad.
La iniciativa de ley, que en días pasados fue turnada a la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados, recibió el visto bueno para convertirse en dictamen por parte de dicha comisión que argumentó que el uso de esta sustancia prohibida afecta la salud de los mexicanos “contraponiéndose esto a lo establecido en el artículo 4 de la Constitución, el cual señala que toda persona tiene derecho a la protección de la salud, la cual será otorgada por el Estado”.
El pasado 7 de abril, en su edición 2162, Proceso publicó un reporte especial titulado “En carne propia, la pesadilla del clembuterol”, sobre un estudio realizado por el gobierno federal que puso al descubierto “la facilidad con la que en México se consume de manera involuntaria carne contaminada con clembuterol”.
El reporte señala que “basta comer un trozo de 250 gramos de carne magra para que una persona tenga altos niveles de esta sustancia, cuyas consecuencias para la salud son imprevisibles. Pero el propio gobierno oculta los resultados de su investigación”.
La investigación fue elaborada por Proceso, Quinto Elemento Lab y Periodismo CIDE –con el apoyo de la Fundación Ford– y además, exhibe “la práctica impune de engordar el ganado con el anabólico para maximizar las ganancias económicas, así como la disputa entre la Conade, que intenta defender el prestigio de los atletas, y la Cofepris, que en lugar de velar por la salud de la población protege intereses en la industria cárnica”.