Te presentamos cinco puntos a destacar de la Encuesta sobre Disponibilidad y Uso de las Tecnologías de la Información en los Hogares (ENDUTIH) 2017 en México durante el 2017.

Gracias a la Encuesta sobre Disponibilidad y Uso de las Tecnologías de la Información en los Hogares (ENDUTIH) 2017, que elabora el Inegi en colaboración con la SCT y el IFT y cuyos resultados fueron divulgados esta semana, pudimos constatar el avance en la penetración de las TIC en los hogares y población mexicana.

Se verificó que el uso de Internet sigue propagándose entre los mexicanos y que la proporción de personas mayores de seis años que acceden a este servicio –con independencia del medio y naturaleza de la conexión– creció a 63.9% en el 2017 desde la cuota de 59.5% del año previo.

Se trató de un salto de 4.4 puntos porcentuales, superior al avance de 2.1 puntos porcentuales del 2016, aunque lejos del brinco de 13 puntos porcentuales del 2015 –primer año de aplicación de aplicación de la reforma en telecomunicaciones–, cuando la penetración avanzó de 44.4 a 57.4 por ciento.

Como sea, se trata de un avance que coincide con una baja histórica y prolongada de los precios de los servicios móviles –en enero pasado se acumularon 47 meses al hilo de baja de precios, según el INPC que elabora el Inegi– en un entorno en el que los smartphones se han convertido avasalladoramente en el primer medio de conexión de los mexicanos con la red de redes.

La ENDUTIH suministra una poderosa batería de datos que permite bosquejar un retrato muy completo del estado que guarda la relación de los mexicanos con la tecnología y, gracias a su reciente modernización –2015– es posible conocer en detalle este vínculo a nivel individuo, pues antes del 2015 la ENDUTIH se sesgaba más hacia reportar los patrones de consumo los hogares que de las personas.

Algunos eran predecibles, otros no tanto, pero aquí presentamos cinco puntos a destacar de la ENDUTIH 2017 sobre el uso de las TIC en México durante el 2017.

1. El smartphone se consolida como el rey.

Siete de cada 10 mexicanos utilizan la telefonía celular y de estos usuarios 8 de cada 10 poseen un teléfono inteligente (hace dos años la razón era seis de cada 10). Por otro lado, nueve de cada 10 usuarios de smartphones se conectan a internet y de éstos, también casi nueve de cada 10 utiliza su red móvil para conectarse, un avance respecto del 2016, cuando la razón era ocho de cada 10.

Lo anterior significa que cada vez menos gente depende exclusivamente de las conexiones WiFi para entrar a la red. Por lo anterior, no es raro que el smartphone sea el medio favorito de conexión, con casi 90% de las preferencias, dejando muy atrás a las PC y laptops (33.1 y 32.8%, respectivamente), que como decíamos, han pasado a segundo plano como medios de conectividad.

2. Las PC y laptops vivieron ya sus mejores días.

Tal como sucede en otros lugares del mundo, el uso de estos dispositivos se ha vuelto cada vez más de nicho. La gente los usa predominantemente para trabajar –sobre todo en actividades especializadas– y cada vez menos para entretenerse, fin para el cual los smartphones se han convertido en los protagonistas.

En el 2017 la presencia de computadoras de escritorio o portátiles en los hogares mexicanos confirmó su estancamiento. Su penetración de 45.4% el año pasado fue, de hecho, inferior a la tasa de 45.6% del 2016 y no ha pasado de 50%, cuando todavía en el 2015 parecía ir en esa dirección, pues ese año tuvo un avance de 6.6 puntos porcentuales para llegar a 44.9 por ciento.

3. Los planes tarifarios están estancados

Como decíamos, los precios de la telefonía móvil han alcanzado niveles excepcionalmente bajos, incluyendo los costos de los planes de pospago (según el IFT hacia mediados del año pasado, cuando la encuesta fue levantada, los había desde 199 pesos mensuales), cuya oferta además de ha multiplicado, pero ello no ha sido suficiente para que aumente su penetración.

En el 2017 la razón de usuarios de servicios de pospago se mantuvo en el mismo nivel que en el año previo: ocho de cada 10. Lo anterior coincide con la persistencia de un bajo nivel de bancarización de la población mexicana (los planes requieren, en su mayoría una tarjeta de crédito) y con el hecho de que los precios de los datos en prepago también han bajado.

4. Pasito a pasito, los mexicanos pierden el miedo a pagar por Internet

El año pasado uno de cada cinco usuarios de Internet realizó alguna transacción electrónica (pagos o compras), lo que representó un avance respecto del 2016, cuando la tasa era de 14% de usuarios que efectuaron operaciones.

Del 100% de los mexicanos que hicieron alguna operación en la red, casi la mitad hizo compras y pagos, 31% solo compras y 19% solo pagos.

5. Los mexicanos la empiezan a “cortar” con el cable

Por primera vez desde el 2009 se reportó una baja en el número de hogares que disponen del servicio de televisión de paga. El número de casas conectadas cayó de 17.3 a 16.9 millones en el 2017, con lo que la penetración de este servicio bajó de 52% a 49% de los hogares.

Esto coincide con el auge de los servicios OTT (Over the Top) como Netflix, Claro Video, Amazon Prime, etc., que son, en muchos sentidos un producto sustituto de la televisión de paga.

Aun es prematuro aventurar que esta baja se convertirá en tendencia o que veremos de aquí en adelante un estancamiento en los servicios de televisión por cable y vía satélite, pero no sería extraño que así fuera, a juzgar por lo que se ha visto en otros mercados como el estadounidense, donde el fenómeno de los llamados cord cutters (gente que da de baja su servicio de cable para quedarse solo con sus suscripciones OTT) se ha visto desde años atrás.