* El ensayo afectó a unas 500 personas, algunas de las cuales han muerto y otras padecerán secuelas de por vida

POR ROSALÍA VERGARA

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- De nueva cuenta, el neurocirujano Rodolfo Ondarza denunció amenazas de muerte en su contra tras denunciar un presunto “crimen de lesa humanidad” por cirugía experimental en humanos, práctica que se sigue realizando en el Instituto Nacional de Neurología y Neurocirugía (INNN).
“El ensayo afectó a unas 500 personas, algunas de las cuales han muerto y otras padecerán secuelas de por vida. Lo grave, así, no es sólo la designación de Miguel Ángel Celis, sino el hecho de que el caso no ha sido debidamente investigado ni sancionado por las autoridades del país”, aseguró a este semanario en abril pasado.
En la edición 2109 de la revista Proceso, el especialista aseguró que Celis, nuevo director del INNN, uno de los centros más reputados del país, es acusado por colegas y pacientes de participar en un esquema de experimentación médica en el que en los últimos años han sido usados, literalmente, como “conejillos de indias”.
Tras la publicación, Ondarza interpuso una queja en la Dirección General del instituto y la Subdirección de Recursos Humanos porque, dijo, se le ha negado el registro de su asistencia desde el 3 de abril pasado, pese a que ya cuenta con medidas cautelares emitidas por el Mecanismo de Protección para Personas Defensoras de Derechos Humanos.
Ondarza ha denunciado las consecuencias que han tenido cientos de pacientes con hidrocefalia sometidos a cirugía experimental ilegal con un dispositivo patentado por el dos veces director del Instituto Nacional de Neurología y Neurocirugía “Manuel Velasco Suárez”, Julio Everardo Sotelo Morales, caso que incluso se llevó a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) por la Red Solidaria Década Contra la Impunidad, presidida por el obispo Raúl Vera.

Compartir
Artículo anteriorIncineran 68 kilos de marihuana
Artículo siguienteElectrocutado