*Vecinos se oponen al proyecto y acudirán a México a quejarse

Víctor Trejo Olmos
Bahía de Banderas, Nayarit; Martes 13 de Febrero de 2018.-
Vecinos y organizaciones se oponen al proyecto del emisor a presión que propone la CONAGUA. Organizan comisión para acudir a la CDMX para exponer sus razones y dar cuenta de los riesgos ecológicos a los que estarían sometiendo a los bañistas que acuden a la playa más visitada de Nayarit.
Derivado del anuncio hecho por la CONAGUA vecinos, organizaciones y ejidatarios de Sayulita observan que dicha obra trae consigo cierto peso electoral ya que en los casi 6 años que lleva el gobierno federal de EPN el principal problema que aqueja al pueblito mágico fue ignorado. Incluso cuando se había acordado que esta secretaría apoyaría con los estudios de viabilidad sobre el proyecto para mejorar el sistema de drenaje y tratamiento, no cumplió.
Y es que entre quienes exigen la reconsideración del recurso están especialistas cuya postura la hacen con base a los resultados que ha arrojado el emisor que colocó Fonatur en Litubú.
“En 2008, Fonatur instaló y arrancó el funcionamiento de 3 módulos desalinizadores en Litibú, cada uno de ellos producía 10 litros por segundo (LPS) para una capacidad inicial de 30 LPS, estos 3 módulos desalinizadores lo trabajaba para una empresa fabricante de equipos; posteriormente el 2010, le vendí a Fonatur el 4to Modulo desalinizador por 10 LPS más, llevando la capacidad de Litibú a 40 LPS a como esta actualmente .
Considerando que la Desalinizadora separa agua limpia del agua salada del mar y que del 100% del caudal alimentado a la planta solo el 40% se convierte en agua limpia desalada y el otro 60% del caudal es regresado al mar vía emisor marino; lo anterior significa que el emisor marino de Litubú trabaja con 60 LPS.
Desde 2008 y hasta 2012, la empresa en la que trabaje, operaba la Desalinizadora de Litibú, y cada 10 o 14 meses, la desalinizadora tenia que ser parada por problemas de ruptura en el emisor marino, mismo que tenía una longitud de 370 metros a partir del límite de playa. Las reparaciones al emisor marino tardaban entre 4 o 5 meses, y Fonatur tenia muchos problemas para localizar una empresa con buzos calificados para realizar esta labores, aparte de que tenia que tramitar partidas presupuestales adicionales que según comentaban en aquel entonces los directivos de Fonatur mantenimiento turístico, eran del orden de 20 Millones de pesos”, explica el especialista y vecino de la localidad.
En este aspecto agrega que la razones del las rupturas del emisor eran el oleaje, mareas y corrientes de la zona, las cuales son mas activas en comparación con otras altitudes. “Al inicio del proyecto, Fonatur decidió realizar emisor marino porque según recuerdo, el subsuelo solo tenia capacidad de absorber cerca de 80 LPS y Fonatur planeaba llevar la desalinizadora hasta 100LPS y requeriría enviar al emisor mas de 150 LPS, esta fue la razón que motivo al director técnico del proyecto en 2008 a realizar emisoe, pero para el caso Sayulita, debe ser factible que el subsuelo pueda recibir los 80 LPS y eso se puede validar con un estudio Geohidrológico cuyo costo no debe exceder los 3.5 millones de pesos”, concluyó el especialista.
Y es que existe el temor de que la misma federación solo observe este proyecto como su último negocio en el pueblito mágico, ya que hablan que existe una empresa a la que le comprometieron ya los recursos, misma que tiene antecedentes comerciales con el ex director del Oromapas. Algo que aumenta más la desconfianza sobre el proyecto de cierre de un año en el que se acostumbra en la burocracia Mexicana trasquilar todos los recursos públicos y traspasarlos a los pasivos.