Autoridades solapan a inmobiliarias que generan contaminación ambiental, denuncian

Por: Víctor Trejo Olmos
Bahía de Banderas, Nayarit. Miércoles 06 de junio del 2018.- Al menos cuatro desarrollos inmobiliarias en Sayulita quedaron exentos por el Consejo de Agua de la localidad para construir una planta de tratamiento, aunque la ley los obligara a tener este tipo de obra sanitaria.
El binomio de la corrupción y la mala urbanización hoy tiene sumido al pueblito mágico en una de la crisis más severas de contaminación que sacude al destino de playa más visitado del estado de Nayarit y el municipio de Bahía de Banderas.
Los antecedentes son claros y siempre estuvieron a la vista de los tres ordenes de gobierno, los cuales terminaron consecuentando la opaca administración del Consejo de Agua Potable y Saneamiento de Sayulita, dirigido por Lázaro Cárdenas García.
Hoy el futuro los alcanzó y cuando se pretende corregir esos errores, la planta de tratamiento esta rebasada en su capacidad y emitiendo aguas crudas a la mar.
Del 2008 a la fecha contabilizan varios desarrollos inmobiliarios de los cuales no hay una planta de tratamiento propia que trate de manera directa las aguas de las residencias y departamentos construidos. Pájaro de Fuego y Punta Sayulita son parte de los desarrollos a los que se les permitió conectarse a la vieja planta contraviniendo lo dispuesto en el capítulo tercero de la Ley General de Equilibrio Ecológico y Protección al Medio Ambiente, el título séptimo de la Ley de Aguas Nacionales y su mismo reglamento, así como también la norma 001 que emite la Semarnat para regular los límites de contaminantes en las descargas en aguas nacionales vigente desde 1996.
La omisión o aplicación de la misma de parte del Consejo de Agua de Sayulita, presidido por Lázaro Cárdenas García desde hace 18 años, hoy tiene sumido al poblado en una de las peores crisis de contaminación registrada en el municipio de Bahía de Banderas.
Una vez detectado el problema por las partes, incluida la sociedad civil organizada de la localidad, la obra del emisor submarino y la rehabilitación de la red de drenaje buscan ser boicoteadas por el eterno administrador del consejo quien a su vez es el responsable de esta catástrofe.
Vaya su participación en este boicot ha llegado al extremo de condicionar a los contratistas para que le compren la piedra. Esta novela sigue al igual que las descargas directas de aguas negras al mar.