Sindicatos, empresarios y senadores advirtieron que no respaldarían un tratado bilateral.

El presidente Donald Trump enfrenta una creciente presión por mantener a Canadá en el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), tras sus comentarios de que podría presentar al Congreso sólo un Tratado de Libre Comercio entre Estados Unidos y México.

Richard Trumka, presidente de la AFL-CIO, la federación sindical más grande del Estados Unidos, reconoció que la nueva versión del TLCAN incluye algunas mejoras sobre el statu quo, pero argumentó que “es bastante difícil ver cómo funcionaría sin tener a Canadá en el acuerdo”.

“Creemos que es un error avanzar de forma bilateral y continuaremos presionando para asegurarnos de que Canadá esté incluido en cualquier acuerdo final”, dijo en una entrevista con Fox News. “Desafortunadamente, hasta la fecha, las cosas que (Trump) ha hecho para dañar a los trabajadores superan lo que ha hecho para ayudar a los trabajadores”, dijo Trumka.

Ayer lunes, mientras se celebraba el Día del Trabajo en Estados Unidos, Trump criticó a Trumka al considerarlo como un líder ineficaz.

“Trumka, el jefe de la AFL-CIO, representó a su sindicato pobremente en televisión este fin de semana”, dijo Trump en un tuit.

“Algunas de las cosas que dijo eran tan en contra de los hombres y mujeres trabajadores de nuestro país, y el éxito propio de Estados Unidos, que es fácil ver por qué los sindicatos lo están haciendo tan mal”, añadió Trump.

Cuando a Trumka se le preguntó acerca de la baja tasa de desempleo y el crecimiento económico de Estados Unidos, dijo que “esos son buenos, pero los salarios han bajado desde el primero del año. Los precios de la gasolina han subido desde el primero del año. Entonces, en general, a los trabajadores no les está yendo tan bien”.

El viernes, Thomas J. Donohue, presidente y director general de la Cámara de Comercio de Estados Unidos, emitió un comunicado destacando que un TLCAN revisado debe incluir a los tres países.

“Las muchas fortalezas del TLCAN se basan en el hecho de que une a tres naciones económicamente vibrantes, aprovechando cada una de nuestras fortalezas para impulsar la competitividad del conjunto. Si se separa a uno de los miembros de este acuerdo, se rompe todo, y eso sería una mala noticia para los negocios de Estados Unidos, para los empleos estadounidenses y para el crecimiento económico “, comentó.

En esa misma línea, el senador demócrata de Vermont, Patrick Leahy, advirtió que no respaldaría un acuerdo comercial sin Canadá. “Habría graves preocupaciones en ambos lados del pasillo sobre proceder con un acuerdo incompleto”, tuiteó.

Richard Neal, miembro del Comité de Medios y Arbitrios de la Cámara de Representantes, dijo que esperaba que la administración “hiciera lo necesario para que las tres partes continúen su trabajo a fin de llegar a un acuerdo final real que modernice y corrija los defectos en el TLCAN original”.

Por su parte, Kevin Brady (R-TX), presidente del Comité de Medios y Arbitrios de la Cámara, comentó que esperaba que Canadá “diera un paso adelante” para que el acuerdo pudiera sea trilateral.

Trump notificó el viernes al Congreso de su intención de firmar un acuerdo con México y, “si lo desea”, Canadá dentro de 90 días.