* Familias campesinas señalan que sospechosamente el Secretario de Acuerdos, Rafael Vergugo se ha convertido en un acaudalado terrateniente

Por: Javier Rojo Fregoso

Tepic, Nayarit.- Miércoles 25 de abril del 2018.- Un grupo de ejidatarios de diversas partes del estado se congregaron en céntrico restaurante de esta capital Nayarita, para manifestar su rechazo a las prácticas desleales en que ha venido incurriendo presumiblemente, el actual Secretario de Acuerdos del Tribunal Unitario Agrario número 19 con sede en esta Capital del estado, Rafael Verdugo López, quien dicen, que ya tiene alrededor de Quince largos años al frente de esta responsabilidad en la que presumen los quejosos ejidatarios que este funcionario, ha venido actuando en perjuicio de los derechos agrarios de decenas y cientos de familias campesinas.
Presumen que debido a estas prácticas desleales, muchas familias, muchos campesinos o sus herederos, han perdido “ de un plumazo” su patrimonio, sean tierras, lotes y hasta ranchos, porque simple y llanamente dicen, este mal funcionario está torciendo la ley y consideran que gracias a estas desleales prácticas, este sujeto ha logrado acumular, así dicen, una serie de propiedades, bienes e inmuebles, principalmente en predios pegados a las playas, en tierras pegadas al mar y hay testimonios de familias que han sido vilmente despojadas de sus propiedades, de su patrimonio, que en la gran mayoría de las ocasiones, datan de decenas de años, sin embargo, con “el poder” del cargo que se ostenta, advierten, es más que fácil cambiar o alterar el nombre, fechas y hasta nombres de presuntos dueños que se ”sacan de la manga” o que simplemente aparecen con escrituras en manos o con los famosos títulos de propiedad o con títulos parcelarios apócrifos o con las llamadas ”escrituras públicas” que les dan los fedatarios o los comúnmente llamados NOTARIOS PUBLICOS y pues son muchos los daños y perjuicios, que dicen estar sufriendo decenas y cientos de familias campesinas, que ya están pensando muy seriamente en exigir la inmediata intervención de las autoridades ”superiores” a efecto de que se investigue “con lupa” a este servidor público, para que, si es, encontrado culpable de los señalamientos que se le están imputando, pues que se le “llame a cuentas” o’ se le inhabilite o definitivamente, se le destituya del cargo, que sería lo menos que se pudiera hacer, en este caso, en que las familias, los comisariados, los jueces y demás campesinos, están reclamando porque consideran que este funcionario presuntamente, está afectando a las familias campesinas porque ha venido, así dicen, “torciendo la ley” a favor de sus interés y no de la comunidad que para eso lo pusieron en dicha responsabilidad, en donde debe y tiene el deber de privilegiar dicha responsabilidad con lealtad, transparencia y rendición de cuentas al pueblo y gobierno federal al que dice servir.
Pudimos ver en estos grupos a campesinos de los ejidos de Aticama, Las Palmas, Mecatán, de San Blas y también de los municipios de Compostela, Bahía, Santiago Escuintla y algunos de Xalisco, que por supuesto que seguiremos indagando para saber con certeza si es cierto todo lo que dicen los campesinos quejosos o no, porque no quisieron dar sus nombres por temor a que les despojen de sus tierras, lotes o demás propiedades agrarias que tienen a todo lo largo y ancho de Nayarit.

Compartir
Artículo anteriorSe cuelga del tendedero
Artículo siguienteCriminal ecocidio