El equipo de Ámsterdam superó como visitante 1-0 al Tottenham en la ida de las semifinales de la Champions League

30/04/2019 16:28 Redacción 

CIUDAD DE MÉXICO

Los sueños de un joven Ajax que ha escalado las murallas más erizadas de Europa, siguen argumentando solidez, con un futbol que a ratos recuerda su pasado glorioso, dando un nuevo paso hacia la final de la Champions League, tras derrotar al Tottenham a domicilio por 1-0.

Por media hora el Ajax dio una clase de Futbol Total al Tottenham. Cada elemento pisaba distintas partes del campo sin deshacer la formación de Erik Ten Hag. El gol fue prueba de ello. La jugada se gestó al minuto 15’, en un saque lateral detrás del medio campo, y el elemento que fue a recibir la pelota fue el atacante de punta Dusan Tadic, mientras que Van der Beek atacó la línea defensiva. Los holandeses lograron sacar la jugada en espacios milimétricos, para finalizar con un pase entre los zagueros, que dejó solo a Van der Beek, y puso el 1-0.

El Ajax insistió a pesar de la ventaja, ejerciendo una presión en bloque desde la salida de los ingleses, que les causó muchas incomodidades. Su posesión era apabullante, 66% a los 20 minutos de juego.

El Tottenham y los más de 60 mil aficionados que llenaban su nuevo estadio mostraron signos de incredulidad ante el futbol de su rival. Tuvo que llegar un accidente que abrió la nariz Jan Vertonghen, para que los Spurs pudieran refrescarse estratégicamente. Sin embargo, el defensor no pudo seguir en el partido, y salió arrastrándose de manera alarmante, con ayuda de varios elementos de la banca local.

Contrario a los de Ámsterdam, el equipo de Mauricio Pochettino sí tuvo partido de liga el fin de semana, y sus jugadores acusaron cansancio sobre todo en las disputas uno a uno. Pero en la recta final del primer tiempo y el inicio del segundo dieron señales de vida y pusieron a trabajar mucho más al guardameta Onana, pero faltó idea en el ataque. Llorente nunca se entendió con Lucas Moura. Hicieron mucha falta los hombres que veían el partido desde la tribuna, Harry Kane y Son Heung-Min.

Pero al Ajax tampoco volvió a ser el mismo. Los intentos de Ten Hag por retomar el protagonismo fueron únicamente efectivos para detener la inercia impetuosa de los de casa.

A falta de cinco minutos del final, comenzaron los cánticos de la afición que había viajado desde los Países Bajos, que presagiaban la llegada de algo para muchos absurdo, la imperiosa ventaja del Ajax, que defenderá con el sartén por el mango su pase a la final de la Copa de Europa.