Un poco de todo

Antonio Simancas Robles

Muy probablemente el megaproyecto del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM), sea el último mega fraude contra los mexicanos que cometa el actual gobierno de Peña Nieto y su pandilla, que se calcula tendrá un costo de alrededor de 200 mil millones de pesos.
Este megaproyecto que se anunció por el año de 2014, ha sido objeto de muchas controversias y ha sido impulsado con “GRAN INTERÉS” por el gobierno Federal y por sus contratistas “AMIGOS”, ampliamente cuestionados por sus antecedentes de opacidad, corrupción y falta de transparencia tanto en la obtención como en la ejecución de las obras contratadas.
Resulta, por ejemplo, QUE EL PRINCIPAL CONTRATISTA ES CARLOS SLIM (Grupo Carso), el hombre más rico de México, a cuyas EMPRESAS se le dieron contratos por el 60 por ciento del valor de la obra, que hasta 2017 representaban 100 mil millones de pesos, cabe mencionar que la obra del Nuevo Aeropuerto se construirá en una superficie de 5 mil hectáreas sobre el vaso de Texcoco, este proyecto además fué en buena parte diseñado por los arquitectos Norman Foster y Fernando Romero, siendo este último yerno de Carlos Slim, y ADEMÁS SE ENCARGARÁ DE LA GESTIÓN Y ADMINISTRACIÓN DE LA OBRA.
A ESTE PROYECTO SE LE HACEN VARIAS CRÍTICAS:
1. NO ES PRIORITARIA NI INDISPENSABLE EN ESTOS MOMENTOS, ya que el país está sobre-endeudado por el actual gobierno con más de 11.2 billones de pesos, (incluyendo el IPAB antes Fobaproa o rescate bancario) que generaron en 2017 intereses de más de 600 mil millones de pesos, y LA OBRA SE PRETENDE CONSTRUIR CONTRAYENDO MÁS DEUDA EN LA FORMA DE BONOS HASTA POR 30 AÑOS, con vencimiento hasta el año 2046, de los que a la fecha se han emitido 5 mil millones de dólares que fueron adquiridos por inversionistas privados y 40 mil millones de pesos procedentes de los fondos de AFORES, que es dinero de las pensiones de los trabajadores, que podrán estar en riesgo si el proyecto se cancela o no fuera viable; el resto lo aportará el Gobierno Federal, por lo que ya se llevan invertidos alrededor de 130 mil millones de pesos, más del 60 por ciento de su valor y se prevé que la obra deberá estar terminada en el año 2020, en su primera etapa, y se espera que el costo de la inversión más los intereses que generen, serán pagados con una cuota que pagan los pasajeros que salen del actual aeropuerto de la Ciudad de México, llamado TUA o Derecho de Aeropuerto; lo cual será muy difícil.
2. OTROS CONTRATISTAS IMPORTANTES ENCARGADOS DE LA CONSTRUCCIÓN, ADEMÁS DEL CITADO GRUPO CARSO SON:
a) ICA, propiedad de Bernardo Quintana, EMPRESA EN PROCESO DE CONCURSO MERCANTIL, PASO PREVIO A LA LIQUIDACIÓN, lo que hace pensar que este proyecto es su tabla de salvación, en esta empresa también tiene participación Carlos Slim.
b) Grupo COCONAL.
c) Grupo ALDESA; que además fué la empresa que construyó el Paso Exprés de la carretera México-Cuernavaca donde un padre y su hijo murieron al caer en un SOCAVÓN ORIGINADO POR UNA DEFICIENCIA EN LA CONSTRUCCIÓN.
d) GIA.- PROPIEDAD DE HIPÓLITO GERARD, CUÑADO DE CARLOS SALINAS DE GORTARI.
e) HERMES.- PROPIEDAD DE CARLOS HANK ROHN, distinguido miembro del grupo Atracomulco.
3. Varios especialistas en mecánica de suelos de la Facultad de Ingeniería de la UNAM, han señalado que la construcción en el vaso de Texcoco es técnica y geológicamente inapropiada por el tipo de suelo en que se piensa construir, encima de un lago.
En opinión del Dr. Bijan Vasigh, experto en aeronáutica y profesor de Economía y Finanzas de la Escuela de Negocios de la Universidad Aeronáutica Embry-Riddle en Daytona, Florida, resulta que: “CUANDO TIENES UN LAGO, UN RÍO, Y TRATAS DE CONSTRUIR ENCIMA, ES MUY DIFÍCIL. DE ALGUNA FORMA HAN TRATADO DE MINIMIZAR LOS PROBLEMAS QUE PODRÍAN SURGIR EN EL FUTURO. O REALMENTE NO SABEN LO QUE PODRÍA OCURRIR”.
Cabe señalar que el fondo fangoso del lago de Texcoco como se planeó; ya está cubierto por millones de toneladas de tezontle y basalto, y el MEGAPROYECTO o MEGATRANSA, ya está mostrando retrasos, tanto en el tren que cargará los materiales, como en la construcción de la pista número tres de la obra de marras.
Al parecer esta gran obra será el centro de una MEGA URBE circundada por 40 mil hectáreas, propiedad de políticos y empresarios vinculados al grupo Atlacomulco, donde piensan construir una nueva gran ciudad, enriqueciéndose aún más, multiplicando el valor de sus terrenos y obteniendo todo tipo de concesiones en la zona, que podría desarrollarse durante los próximos 50 años.
Lo anterior llenaría de dinero (aún más), a los empresarios del cartel de Peña Nieto y sus funcionarios, que ya andan controlando la totalidad del proyecto con sus empresarios favoritos, para dejar comprometidos los recursos públicos presupuestales necesarios para la terminación de ese nuevo monumento a la corrupción hasta el año 2020; a lo que, al parecer, se opondrá Andrés Manuel López Obrador al llegar a la Presidencia el próximo primero de julio, en cuanto tenga la oportunidad de analizar con su equipo de trabajo las consecuencias de la realización de la obra ,así como la forma en que fueron adjudicados los referidos contratos de obras y servicios a los empresarios incondicionales afines AL GRUPO ATRACOMULCO.
Al respecto, hay que destacar que ante tanto interés mostrado por parte de Carlos Slim por la magna obra, López Obrador le propuso que si en realidad es tan buen negocio que lo construya Don Carlos con su dinero, lo cual tiene sentido ¿verdad?.
Hay que recordar que Carlos Slim pasó a ser de los hombres más ricos del mundo a partir de la venta que le hizo su amigo Carlos Salinas de Gortari a precio de regalo de la empresa paraestatal Teléfonos de México, que siempre fué rentable.

¿Usted qué opina amigo lector?