Por La Redacción

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- En una acción encubierta contra el Cártel de Sinaloa, 22 personas fueron arrestadas en Los Ángeles, California, donde se les decomisó una tonelada de cocaína y más de 1.4 millones de dólares en efectivo.
De acuerdo con un despacho informativo de la agencia EFE, durante tres años las autoridades de Estados Unidos siguieron a tres organizaciones de narcotraficantes sospechosas de transportar grandes cantidades de cocaína, metanfetamina y heroína enviadas por los narcotraficantes mexicanos a Estados Unidos.
“Más que simplemente confiscar grandes cantidades de drogas y dinero, esta investigación logró identificar los traficantes de más alto nivel basados en México que dirigían las transacciones, y que creían que estaban usando aparatos de comunicación seguros para cometer sus delitos”, manifestó el fiscal Tracy Wilkison, del Distrito Central de California.
Como resultado de la operación, denominada Narconetas, las autoridades también confiscaron aproximadamente 400 kilos de metanfetamina, 42 de heroína y 22 de mariguana.
Tras la investigación, a cargo de una alianza entre el Buró Federal de Investigaciones (FBI) y la Agencia Antidrogas estadunidense (DEA), entre otras fuerzas gubernamentales, 57 personas fueron acusadas, de las cuales 35 están fugitivas.
“El área metropolitana de Los Ángeles es utilizada por organizaciones criminales como un centro para el transporte y distribución de drogas ilícitas en todo Estados Unidos”, afirmó hoy Bill Bodner, agente de la DEA.
La investigación también encontró que grandes cantidades de dinero en efectivo, producto de las ventas de narcóticos en Estados Unidos, eran transportadas por los delincuentes hacia México.