Los otros 7.4 millones corresponden al ámbito de las empresas, gobierno e instituciones; 6.3 millones al sector agropecuario y otros 2.3 millones al servicio doméstico remunerado.

POR JUAN CARLOS CRUZ VARGAS
CIUDAD DE MÉXICO (apro).-
Pese a la mejora de las condiciones del mercado laboral en el último trimestre de 2017, el empleo en la economía informal no cesa.
Al dar a conocer los resultados de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE), el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) señaló que, en el año pasado, todas las modalidades de empleo informal sumaron 30.2 millones de personas, es decir, un aumento de 1.1% respecto de igual periodo de 2016, representando 57% de la población ocupada.
De acuerdo con el organismo de estadística, el empleo informal, o medición ampliada de la informalidad, añade a la definición de es ocupación irregular las siguientes categorías:
El trabajo no protegido en la actividad agropecuaria, el servicio doméstico remunerado de los hogares, así como los trabajadores subordinados que, aunque trabajan para unidades económicas formales, lo hacen bajo modalidades en las que se elude el registro ante la seguridad social.
En cifras, 14.2 millones de mexicanos conformaron específicamente la ocupación en el sector informal, número que significó un incremento de 0.4% anual y referente a todas aquellas actividades económicas de mercado que operan a partir de los recursos de los hogares, pero sin constituirse como empresas con una situación independiente.
Los otros 7.4 millones corresponden al ámbito de las empresas, gobierno e instituciones; 6.3 millones al sector agropecuario y otros 2.3 millones al servicio doméstico remunerado.
De acuerdo con datos desestacionalizados, la tasa de informalidad laboral disminuyó 0.2 puntos porcentuales.
Ceden subocupación y desempleo
La población subocupada, entendida como aquellas personas que tienen la necesidad de trabajar más tiempo, lo que se traduce en la búsqueda de una ocupación complementaria o de un nuevo empleo con mayor horario, fue de 3.6 millones de personas y representó 6.8% de las personas ocupadas en el cuarto trimestre del año, tasa inferior a la de igual periodo de 2016, que fue de 7.1%.