POR LA REDACCIÓN

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Durante una audiencia de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) en Bogotá, Colombia, defensores de derechos humanos pidieron a los gobiernos de América Latina instrumentar medidas para evitar el desplazamiento interno.
En nombre de las Instituciones Nacionales de Derechos Humanos (INDH) de la región, el ombudsman mexicano Luis Raúl González Pérez solicitó al organismo su acompañamiento para exigir que se reconozca la existencia de ese fenómeno y se legisle sobre el mismo; además, presentó un decálogo de propuestas para mejorar los niveles de protección de personas desplazadas.
En el marco de la audiencia temática denominada “Desplazamiento interno y derechos humanos en América”, dentro del 167° Periodo de Sesiones de la CIDH, González Pérez destacó que la falta de reconocimiento de la existencia del desplazamiento forzado interno es un problema que aún persiste, lo que ocasiona déficit institucional y normativo para la protección y garantía de ese grupo de personas.
Y aunque el reconocimiento es un avance, dijo, la falta de regulación impide determinar los actores e instituciones responsables para atender el problema.
“La falta de regulación secundaria –explicó– genera vacíos normativos para la actuación de las autoridades y limita la exigibilidad de los derechos por parte de las víctimas, aumenta sus niveles de desprotección y vulnerabilidad”.
Tras detallar que en México, Guatemala y Chile no hay reconocimiento oficial sobre el tema, González Pérez apuntó que Honduras cuenta con un proyecto de Ley, pero falta regulación para atenderlo, además de la necesidad de documentar los casos de desplazamiento, como ya se hace en Colombia, Honduras y Ecuador, para lo cual se requiere homologación de criterios para la documentación y el registro de víctimas de desplazamiento.