Por: Víctor Trejo Olmos
Bahía de Banderas, Nayarit. Martes 01 de mayo del 2018.-
Demuelen casa en Playa Careyeros en Punta de Mita por no presentar el estudio de impacto ambiental. Segundo año consecutivo que la PROFEPA determina demoler construcciones en la Riviera Nayarit por ejecutarse en un ecosistema costero el cual exige al particular repararlo.
En comunicado emitido por la Profepa fue señalado que derivado del procedimiento administrativo en octubre del año pasado fue ordenado la reparación del daño así como la demolición de 744 metros cuadrados de un inmueble ubicado en el predio conocido como Rinconada Careyeros, el cual afectó a un ecosistema costero.
“Las obras encontradas al momento de la inspección consistían en un edificio de concreto con dos plantas, una fosa séptica, un cuarto de servicio, una barda perimetral, área de esparcimiento con andador de acceso a una cabaña, una alberca, un asoleadero y una cabaña de concreto. Dichas obras fueron ejecutadas sin contar con la autorización federal en materia de impacto ambiental que emite la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, lo cual contravino los artículos 28, fracción IX, de la Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente (LGEEPA), y 5° inciso Q) de su Reglamento en materia de Evaluación del Impacto Ambiental”, explica el comunicado.
En el mismo señala que el particular no logró presentar durante el proceso administrativo la autorización de la manifestación de impacto ambiental por lo que la PROFEPA terminó por resolver con la demolición y la reparación del daño.
“Además, de la restauración del lugar, el responsable de las obras deberá reforestar el área afectada, en términos del artículo 39 de la Ley Federal de Responsabilidad Ambiental y pagar una multa por el equivalente a 1,000 Unidades de Medida y Actualización, que al momento de imponer la sanción es de 80 mil 060 pesos, prevista en el artículo 171, fracción I, de la LGEEPA”.
Segundo año consecutivo que la misma dependía determina demoler obras que carecen de la manifestación de impacto ambiental, la primera sucedió en Sayulita cuando fue demolido el Oxxo construido a metros del río, esto autorizado por la octava administración del ayuntamiento de Bahía de Banderas.