POR LA REDACCIÓN

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Una nueva explosión con paquete bomba, la quinta que ocurre en lo que va del mes en Texas, Estados Unidos, provocó heridas a un empleado de la empresa de paquetería FedEx.
El paquete estalló la madrugada de este martes en un centro de distribución de FedEx Corp ubicado en las afueras de San Antonio, Texas, pero tenía como destino la ciudad de Austin, en el mismo estado. No se proporcionó la dirección exacta a la que iba dirigido el paquete.
Otras cuatro potentes bombas caseras estallaron previamente este mes en Austin, causando la muerte de dos personas y heridas a otras seis. La policía cree que podría ser el trabajo de un atacante en serie.
Los primeros tres paquetes bomba fueron colocados en umbrales de viviendas, el cuarto estalló el domingo y aparentemente fue activado vía cable. Según la policía esta última bomba tenía un diseño más sofisticado que las otras.
El quinto paquete explotó este martes poco después de la medianoche hora local en un centro de distribución de FedEx en Schertz, unos 100 kilómetros al sur de Austin, precisó el Departamento de Bomberos de San Antonio vía Twitter.
Agentes del Buró Federal de Investigaciones (FBI) y del Buró de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos acudieron a la escena para realizar las investigaciones, dijeron los bomberos.
“Lo estamos investigando como posiblemente relacionado a nuestra investigación abierta (de las otras explosiones). No podemos estar seguros hasta que tengamos la oportunidad de ver la evidencia en sí”, dijo la portavoz del FBI, Michelle Lee, al periódico Austin American-Statesman.
El empleado herido no fue identificado y fue llevado a un hospital con lesiones que no ponen en riesgo su vida. Los bomberos indicaron que alrededor de 75 personas estaban trabajando en la instalación de FedEx al momento de la explosión.