Por Wilfrido Elenes Luna
Tepic, Nayarit; Lunes 22 de Enero de 2018. – Una gran alarma, recorre las mentes de los mexicanos, a quienes nos han escondido a piedra y lodo la situación que en respecto a la violencia y el crimen organizado se vive en el país.
El detonante fue el decomiso de 1960 granadas de fragmentación, decomisada en una sucursal de Estafeta ubicada en la calle cerrada 539 de la colonia Industrial Vallejo.
Las casi dos mil granadas de fragmentación se encontraban empaquetadas en cajas de cartón y fueron localizadas por unidad canina de la Policía Federal durante una revisión de rutina.
Cada caja contenía un total de 49 granadas de fragmentación. Y tenían como destino final la ciudad de Nuevo Laredo en Tamaulipas.
El decomiso tuvo lugar el sábado y hasta el momento no ha sido localizado el encargado JuanÁngeles que es buscado intensamente.
Extraoficialmente se informó que las granadas no estaban activadas, lo que indica que serían cargadas en Tamaulipas, en donde se tienen meses, la guerra entre narcos por el control de la plaza.
Las granadas quedaron a disposición del Agente del Ministerio Público Federal para la indagatoria correspondiente.
Mientras tanto, el grupo Vida dedicado a la búsqueda de los cuerpos de quienes han sido levantados y ejecutados por las bandas del crimen organizado, localizaron un narco fosa con cuatro mil restos, en el área de la Laguna en el Estado de Coahuila.
Se indica que el colectivo, una organización de familiares desesperados ante la apatía de las autoridades por localizar a sus seres queridos, realizo el macabro hallazgo en el ejido Estación Claudio que se ubica en la Viesca en una acción conjunta con elementos de la Fiscalía General de Justicia
Los restos fueron enviados a los laboratorios de la Policía Federal en Morelia Michoacán y se busca determinar su procedencia y origen.
Las víctimas fueron asesinadas e incineradas en Estación Claudio, una zona desértica con unos 40 kilómetros al oriente de Torreón.
Cabe recordar que los vecinos ya habían localizado en el 2016 más de 10 mil quinientos fragmentos de restos humanos.
Hasta el momento los responsables de la seguridad publica siguen ejerciendo como las policías chinas, medio misteriosas.