* Los diputados de Jalisco han politizado
el tema, buscan obtener raja electoral, acusa diputado

Por: Verónica Ramírez

Tepic, Nayarit. Martes 15 de mayo del 2018.- Se agudiza conflicto limítrofe entre Jalisco y Nayarit, el estado vecino no está dispuesto a ceder ni un ápice de tierra a la entidad cora y los diputados de ambas entidades, se dan hasta con la cubeta en esta lucha.
Y es que el pasado 18 de abril, el Congreso local aprobó por unanimidad reformas al artículo 16 de la Ley de División Territorial del Estado de Nayarit para incorporar a las 12 comunidades indígenas pero a decir de los jaliscienses, se hizo de forma unilateral.
Tras las modificaciones a la normativa se establece que las comunidades indígenas de El Chalate, Palma Chica, El Rincón, El Espejo, Santa Gertrudis, Las Tapias, Tutuyecuamama, Los Nogales, Los Pinos, Rancho Nuevo, Tierras Blancas de los Lobos y Guamuchilillo que pertenecían a Mezquitic, Jalisco pero ahora formará parte de Nayarit.
Los diputados por Nayarit aseguran que el acuerdo se dio para garantizar certeza jurídica de su pertenencia y la atención de los servicios básicos a ciudadanos de dichas localidades y a solicitud de los propios representantes.
Pero los legisladores del vecino estado de Jalisco argumentan que sus homólogos nayaritas ignoraron la existencia de un decreto presidencial de 1965 donde claramente se establece que Mezquitic pertenece a Jalisco.
Y hasta los califican de por hacerle caso a un grupo de wixárikas que se hicieron pasar por representantes de las 12 comunidades en disputa.
El presidente de la Comisión de Asuntos Indígenas, Armando Vélez Macías, informó que el próximo 30 de mayo, sostendrán una reunión entre ambos Congresos, líderes indígenas y funcionarios para analizar esta problemática.
Pero para empezar, sus homólogos han politizado el tema y buscan obtener raja electoral de cara al proceso que se avecina.
“Estos últimos acontecimientos del presidente de la Mesa del Congreso de Jalisco es un asunto de desinformación y también se encuentran motivados por su proceso electoral. En ese sentido quiero ser prudente, pero estoy preparado para cualquier diálogo y hacerles la aclaración correspondiente”, recalcó Vélez Macías.
Insistió en que no se anexaron, ya pertenecían al estado de Nayarit, están dentro del territorio pero se les dificultaba tramitar las actas de nacimiento, la construcción de obra pública, entre otros asuntos.
Y la decisión no se tomó por iniciativa propia, es en respuesta a la petición del gobernador tradicional de las comunidades en disputa, quien junto con una comitiva, acudieron ante el Congreso en busca de una solución.
Armando Vélez, dejó en claro que la comunidad está asentada justo en los límites de las dos entidades, el problema radicaba en si se iba a dividir la comunidad indígena.
“Este núcleo agrario se encuentra en los dos estados, trasciende la frontera de la división política: se encuentra en Jalisco y en Nayarit”, reiteró.
Los hermanos originarios tenían pendiente que con esta decisión se dividiera la comunidad indígena pero no, continúan igual. Simplemente se estipula que los habitantes van a votar en Nayarit porque el INE, los contempla como nayaritas.
Todas las aclaraciones, se harán el próximo 30 de mayo en la reunión que sostendrán en el estado de Jalisco.