Por Verónica Ramírez
Tepic,Nayarit; Miércoles 4 de Abril de 2018.- Llenas de excremento se encuentran las dos lagunas de oxidación instaladas en la cabecera municipal de Tuxpan, las cuales provocan contaminación y severos problemas de salud debido a que se encuentran azolvadas desde hace años.
Ante este problema de salud pública, la sarna regresó al municipio coquero, niños y ancianos padecen de ronchas y otro tipo de enfermedades en la piel, además de conjuntivitis.
A parte, los cultivos de las tierras aledañas a las lagunas de oxidación están contaminados y se teme que la producción pudiera salir afectada, afirmó la diputada Margarita Morán
“Se ha tratado de bordear pero está contaminando las parcelas”, sostuvo la legisladora quien desde hace varias semanas ha levantado la voz para exigir las acciones de limpieza que nunca se hicieron pues hace más 20 años, fecha en que entraron en operación, jamás han sido desazolvadas porque el Ayuntamiento no tiene dinero.
Se requieren por lo menos 10 o 12 millones de pesos para “sanear” de fondo porque esas lagunas desde que se crearon, jamás se le dieron mantenimiento y se convirtió ya en un severo problema de salud pública. El alcalde del lugar toca puertas para bajar recursos federales a fin de solucionar el conflicto pero no ha logrado una buena respuesta.
Explicó Margarita Morán que estas lagunas de oxidación captan todas las aguas negras de la cabecera municipal para tratar el agua y regresarla apta a los ríos y canales de la región. Sin embargo por la falta de mantenimiento, todas las heces fecales quedan asentadas.
“A esas lagunas se les deben de sacar todos los bloques de heces fecales a través de un desazolve porque si no, se van llenando y al final no funcionan, provocando la contaminación”.
Todos los días, la población respira olores nauseabundos y padece diversas enfermedades pero el municipio quedó sin un centavo en las arcas, por lo que no se ve una pronta solución.
Urge que se ponga un alto a este problema antes de que llegue el temporal de lluvias que pudiera causar más daños a la población.
Desde el Congreso se realizan las gestiones en conjunto con la autoridad municipal pero es la federación la que tiene la última palabra para soltar el recurso necesario para el desazolve de las mencionadas lagunas.