Victor Trejo Olmos
Bahía de Banderas, Nayarit; Viernes 19 de Enero de 2018.- Desabasto de medicamento, falta de personal y fondos para cargar con la nómina sepulta al sistema de salud en Bahía de Banderas. Manifestaciones de los trabajadores, cambio de directivos y retrasos en la atención médica entre las constantes ocurridas en la semana en los hospitales de los Servicios de Salud en Nayarit.
Semana agitada vivieron los trabajadores de los SSN en Bahía de Banderas. Todo inició con su manifestación a las afueras de los hospitales del Tondoroque y San Pancho en las que compartieron a los pacientes su inconformidad por no haber recibido las prestaciones de fin de año y tener quincenas atrasadas.
Manifestaciones que tampoco tuvieron eco entre los directivos pues siguen sin fondearse los recursos para el sector salud.
La crisis del sistema de salud nació con Ney González Sánchez y tocó fondo con Roberto Sandoval Castañeda. Tal parece que comenzarían a señalar culpables ya que hasta el doctor Omar Reynozo se tuvo que amparar por una posible orden de arresto en su contra.
Como el municipio más importante del estado de Nayarit, Bahía de Banderas carece de un sistema de salud de calidad y eficiente. En los hospitales dependientes de los SSN la falta de materiales médicos y medicinas, han hecho que la gente pierda su confían en ellos y solo en urgencias sea socorridos por pacientes que tienen que llegar hasta con sus gasas.
Usuarios del seguro popular han expuesto que deben esperar hasta 8 horas para recibir atención médica. Algo que para momentos críticos cuando arriba un paciente con la necesidad de ser atendido en el instante termina por acudir a otro hospital, ya sea en Puerto Vallarta o en la Peñita de Jatelmba, en el vecino Compostela.
De manera reciente el ayuntamiento de Bahía de Banderas, sin tener la responsabilidad directa del servicio público, aprobó una partida presupuestal en la que fondeaba el pago de médicos pasantes para que estuvieran en todas las clínicas del sector salud durante las noches con la intención de completar el servicio las 24 horas del día.
Sin embargo por cuestiones burocráticas de mera apreciación médica, el sector salud se niega a recibir tal apoyo municipal.