* Trump adelanta que podría firmar acuerdo para normalizar relaciones

POR J. JESÚS ESQUIVEL

WASHINGTON (apro) – El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, adelantó que el próximo 12 de junio, durante su reunión en Singapur con el líder norcoreano Kim Jung Un, podría firmar un acuerdo para normalizar las relaciones entre los dos países, pero garantizó que las sanciones económicas se mantendrán sobre la nación asiática.
“Puede ser que firmemos un acuerdo, sería el primer paso, lo más importante vendrá después. El acuerdo es la parte más fácil, un acuerdo para normalizar las relaciones”, dijo Trump durante una conferencia de prensa con el primer ministro de Japón, Shinzō Abe.
Antes, en la sesión de fotografías en la Oficina Oval de la Casa Blanca, el presidente de Estados Unidos había establecido que la reunión con Kim no será precisamente “una sesión de fotografías” y que él ya estaba listo para encontrarse la próxima semana con Kim.
“Se mantendrán vigentes las sanciones económicas… hasta que se lleve a cabo la total desnuclearización de Corea del Norte”, sentenció el mandatario estadunidense.
En la sesión formal de preguntas y respuestas con reporteros en el Jardín de las Rosas de la Casa Blanca, Trump acotó que a Singapur no va con los ojos cerrados y que está consciente de que las cosas pueden salir mal.
“Abandonaría la reunión si las cosas no van bien y todo sale mal, pero espero que no sea necesario abandonarla”, agregó Trump, quien incluso manifestó su interés de invitar a Kim a visitar Estados Unidos, empezando por la Casa Blanca, si en Singapur todo sale conforme a sus planes para la desnuclearización de la península coreana.
“Seremos exitosos, no en una sola reunión, sino en el seguimiento que le daremos”, añadió Trump en la conferencia de prensa.
Como la ha venido haciendo, presumió que él será quien resuelva el histórico conflicto con Corea del Norte, que lleva a años y años abandonado por sus predecesores en la mansión presidencial con el número 1600 en la Avenida Pensilvania de Washington D.C.
Agradeció al primer ministro de Japón y a otros países asiáticos; China y Corea del Sur, por el respaldo y los oficios que han llevado a cabo para que se lleve a cabo la reunión con Kim en Singapur.
El mandatario sustentó sus argumentos de confianza en que el encuentro en Singapur será un éxito, con el ejemplo de su decisión de abandonar el acuerdo de contención de desarrollo de energía nuclear en Irán.
Trump subrayó que fue por la salida de Estados Unidos como signatario del acuerdo patrocinado también por países europeos y las Naciones Unidas, que Irán ha comenzado a actuar de manera distinta, consciente de las consecuencias económicas que sufriría si no cumple con los designios del gobierno estadunidense.