Donald Trump aprobó aranceles al acero y el aluminio, un gesto que fortalece los temores de una guerra comercial a pesar de la advertencia europea.

La comisaria europea de Comercio, Cecilia Malmström, dijo el jueves por la noche “que la UE debería ser exonerada” de los aranceles aduanales sobre el acero y el aluminio impuestos por Donald Trump.

“La UE es un aliado cercano de Estados Unidos y seguimos pensando que la UE debería ser exonerada de estas medidas”, afirmo en twitt. “Voy a pedir más claridad sobre este asunto en los próximos días”, agregó.

El presidente estadounidense, Donald Trump, sancionó este jueves la adopción de pesados aranceles al acero y el aluminio, en un gesto que fortalece los temores de una guerra comercial a pesar del coro global de advertencias.

“Hoy defiendo la seguridad nacional de Estados Unidos al aplicar aranceles al acero y el aluminio. Tendremos un arancel de 25% al acero extranjero y de 10% al aluminio”, dijo el mandatario en la Casa Blanca poco antes de firmar una Proclamación con la medida.

Los nuevos aranceles entrarán en vigor en un plazo de 15 días, explicó Trump, y en ese tiempo “veremos quienes son los que nos tratan de forma justa y quienes no”.

El presidente apuntó que por la aplicación de los controvertidos aranceles “por ahora” no se aplicarán a México y Canadá, dos países que renegocian con Estados Unidos los términos del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

Los europeos estimaron esta semana que, de imponerse estos aranceles a las exportaciones de ambos productos siderúrgicos a Estados Unidos desde todos los países del bloque, tendrían que enfrentar pérdidas por unos 2,830 millones de euros (3,485 millones de dólares).

Para compensar ese perjuicio, la UE, que exporta cada año unos 5,300 millones de euros de acero y 1,100 millones de aluminio, preparó así una “lista provisional” de productos estadounidenses a gravar fuertemente en virtud, según la Comisión Europea, de las reglas de la Organización Mundial del Comercio (OMC).