* Plantean “plan de renovación” al Papa Francisco

POR LA REDACCIÓN

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Un “plan de renovación”, que podría involucrar la expulsión de obispos, plantearán 30 representantes de la Iglesia Católica chilena al Papa Francisco, durante el viaje que realizarán a Roma en mayo para estudiar el caso de Juan Barros, el obispo acusado de encubrir abusos sexuales del sacerdote pederasta Fernando Karadima.
“Tenemos un encuentro con el Papa y nosotros mismos vamos a proponerle un plan de renovación de la Iglesia (…) Es posible que el Papa le pida a algunos obispos que dejen su diócesis”, aseguró el presidente de la Conferencia Episcopal de Chile, Santiago Silva, a Radio Cooperativa.
Las declaraciones de Silva ocurren después de que el papa Francisco pidió perdón, mediante una carta, y reconoció “graves equivocaciones de valoración” en el caso del obispo Juan Barros.
En el mismo sentido se expresó Silva, al reconocer “no haber hecho lo suficiente” en el caso del obispo Barros.
Tiene que haber una solución drástica, fuerte e intensa, eso sin lugar a dudas. Aquí no se trata solo de un matiz de superficie, aquí se trata de meterse en el núcleo de la dificultad, de la crisis, de solucionarla”, agregó Silva.
Durante su visita a Chile, realizada durante la segunda quincena de enero, el Papa Francisco defendió a Barros y consideró que las acusaciones contra el obispo eran “calumnias”, pero después de recibir el informe del arzobispo maltés Charles J. Scicluna, que recoge 64 testimonios, envió la misiva en la que pide la colaboración y asistencia del clero de Chile.
En dicha carta, el Papa pide contribuir “en el discernimiento de las medidas que a corto, medio y largo plazo deberán ser adoptadas para restablecer la comunión eclesial”.