.Frente al líder del Congreso, lamentaron que la Fiscalía siga utilizándose como instrumento de represión y desalojo, como en los tiempos de Edgar Veytia
Por: Homobono Pérez Pereyda
Tepic, Nayarit.- Martes 06 de noviembre del 2018.- Don Leobardo Muñoz Salazar teme por su vida y la de su familia, luego de que el pasado 20 de octubre, al estilo del ex fiscal Edgar Veytia, un comando armado, integrado presuntamente por policías estatales, lo secuestró a él y a varios miembros de su familia, entre ellos un bebé de apenas tres años de edad.


Don Leobardo, cuyo único pecado es poseer desde hace poco más de 40 años un terreno de seis mil metros cuadrados, en el predio conocido como El Palmar, adquirido hace aproximadamente diez años por el empresario Álvaro Martínez de la Peña, acudió ayer al Congreso del Estado, acompañador de un numeroso grupo de habitantes de Chacala, San Isidro y Cumbres de Huicicila.
Temeroso, Don Leobardo recuerda el terrible episodio que sufrieron la madrugada del 20 de octubre él y varios integrantes de su familia: entre ellos su esposa, sus tres hijos y su nieto Carlos, de apenas tres años de edad, cuando hasta su vivienda irrumpieron varios sujetos encapuchados, al estilo de la tristemente célebre Policía Nayarit, y portando armas de alto poder.
“Se metieron a nuestra casa, a mi esposa la agarraron de los cabellos y la jalonearon; nos esposaron y nos vendaron y cuando nos iban a subir a unos carros me dijeron que si no me salía de ahí me iban a matar a mí y también iban a matar a mi familia”, indicó.
Señaló que debido a que los sujetos ocultaban su rostro no pudo reconocer a ninguno de ellos, sin embargo, habitantes de Chacala y comunidades vecinas no tienen ninguna duda que eran agentes policiacos enviados por el empresario Álvaro Martínez de la Peña, con la anuencia de funcionarios de la Fiscalía General del Estado.
“Sé que fueron mandados por Álvaro Martínez de la Peña, pero a ellos no los conocimos, no pudimos verlas las caras, no supimos qué gente era”, expresó.
Ayer, representantes de diversos anexos a Chacala, entre ellos Cumbres de Huicicila y San Isidro, denunciaron ante una comisión de diputados encabezada por el presidente del Congreso del Estado, Leopoldo Domínguez González, pidieron que la Fiscalía General del Estado saque las manos de este conflicto para que sean las autoridades agrarias las que resuelvan quién tiene la razón del litigio.
“Nosotros no podemos aceptar que se quiera conveniar el tema agrario en la fiscalía”, expresó Jesús López, de la comunidad indígena de Cumbres de Huicicila.
Los denunciantes lamentaron que la Fiscalía General del Estado siga utilizándose como instrumento de represión, como en los tiempos del ex fiscal Edgar Veytia, por lo que pidieron garantías para la familia del señor Leobardo Muñoz y también para ellos.
Don Leobardo Muñoz y su familia permanecieron secuestrados durante once horas y fue gracias a la intervención de los habitantes de Chacala, quienes tomaron como rehén a un vigilante del predio en disputa, como se logró que fueran liberados sanos y salvos.
El vigilante fue prácticamente rescatado posteriormente por un grupo de policías estatales al mando, dicen los habitantes de Chacala, del comandante Dena, con el argumento de que se lo llevarían detenido.
Hoy, debido a esa acción, quienes intervinieron en este acto heroico enfrentan una denuncia penal ante la FGE por los delitos de privación ilegal de la libertad y extorsión, es decir, el poderoso empresario Álvaro Martínez de la Peña, pretende “voltearles la tortilla” con el apoyo de las autoridades encargadas de procurar justicia.
Sin embargo, los habitantes de Chacala, Cumbres de Huicicila y San Isidro confían en que con la intervención del Congreso del Estado no se cometerá una injusticia.