*En aumento el número de asesinatos

Por: Miguel Castillo Sandoval
Tecuala, Nayarit. 20/08/17 .- Familias del municipio de Tecuala están sufriendo las pérdidas irreparables de sus seres queridos agredidos por otros seres humanos que les arrebataron la vida. Al inicio de este mes, Pablo Ayala Palomares al estar con carro de alquiler frente al mercado Libertad, llegaron dos sujetos y le solicitaron sus servicios para ya no regresar, a los días se lo encontraron en una casa abandonada en la ciudad de Tepic, familiares comentaron, lo torturaron, le sacaron un ojo y lo mataron; de sus asesinos nadie dice nada.
En el ejido de Milpas Viejas, en el panteón de ese lugar, Asunción Hernández Mesa fue ultimado a balazos por otro sujeto el cual fue capturado cuando intentaba eludir la acción de la justicia, el motivo: La posesión de un caballo, inconformidad que tenían desde hace un año; al parecer el padre del hoy occiso trató de arreglar el problema pero los enfurecido actores no entendieron y el resultado ahí quedó, un muerto y uno en la cárcel.
En San Felipe Aztatán, Jesús Hernández Moreno conocido como “El Cuachay”, para amanecer el jueves, día que no trabajaba, todo parecía normal, no había movimiento en su morada pues según dicen su hermana le hacia sus alimentos, y ese día como no iba a ir a trabajar ella no fue, pero al llegar el repartidor de agua para saber si les querían, entró y ya mero se desmayaba al ver tirado a Jesús, inmediatamente vecinos dieron aviso a su hermana, el motivo, según dijo fue el robo, una persona dijo que le habían dado una cundina de cinco mil pesos y también se especuló que la cervecería le había dado otra suma de dinero, la Agencia Investigadora capturó a dos sospechosos para su investigación.
El viernes para amanecer sábado, en un negocio de licorería, al abrir el dueño su negocio, se encontró que fue visitado por los amantes de lo ajeno, como siempre, nadie se dio por enterado pues supuestamente hay policías vigilando la zona del centro; ya son dos negocios desbalijados, estos hechos son cotidianos para los ladrones; la falta de vigilancia en el centro de Tecuala les hace fácil el trabajo a los ladrones que se meten a los negocios y salen tranquilamente.
Los ejidos prácticamente viven en la inseguridad, la vigilancia policiaca brilla por su ausencia. Trinidad “El Atole”, le dijo, a Lucio que nunca mandaron vehículos, antes de ser detenido, Veytia les mandó dos vehículos y la Fiscalía tiene una camioneta para cerca de 4 mil habitantes en el municipio de Tecuala.

DEJA UNA RESPUESTA