*Violan los derechos de los trabajadores como violan todas las leyes y reglamentos

Por: Mildra Benítez Robledo
Tepic, Nayarit; Martes 10 de Octubre de 2017.- Apenas van entrando al cargo y la Alcalde de Santa María del Oro, Ana María Isiordia y el de Rosamorada, Gregorio Ramírez, han emprendido una embestida contra los trabajadores de ambos municipios, pues para seguir laborando se les está obligando a firmar el finiquito, lo cual viola completamente sus derechos.
Tal queja corresponde al dirigente del Sindicato Independiente de Trabajadores del Estado de Nayarit (SITEM), Joel Murgo, quien señaló que son más de 30 trabajadores de confianza quienes algunos de ellos tienen hasta 28 años trabajando sin base, sin prestaciones y sin ningún beneficio las que están con este problema, cuya finalidad de las dos administraciones es que se vayan y dejen el espacio libre.
La urgencias de deshacerse del personal, aseguró que no tiene nada que ver con disminuir la carga en la nómina, sino más bien la intención es meter a su gente a laborar, la misma que posiblemente la estuvo apoyando durante las campañas con la promesa de que al llegar les daría trabajo y debido a que no hay presupuesto para tanto, entonces es necesario de deshacerse de empleados que aclaró no es del pasado trienio, sino de muchos atrás.
Pese a que el sindicato les sugirió que no firmaran nada, hay quienes omitieron la recomendación, debido a las diversas deudas y a que tienen una familia que mantener, pero lo peor de todo es que no solo se quedaron sin su fuente de ingresos, sino, que hasta el momento los Ayuntamientos no les han dado un solo peso.
Ante esta situación señalo que han buscado a los diputados locales de los Distritos correspondientes al igual que al Secretario General de Gobierno, con la intención de que intervengan y eviten que se cometa una injusticia, pues sí los Ediles continúan en la misma posición advirtió que demandarán a los Ayuntamientos y les ganaran la batalla legal, tal y como a sucedido anteriormente, concluyó Joel Murgo.

DEJA UNA RESPUESTA